Bienvenido a Psi-Foros

:awe: Cruzada solidaria: postea tu recomendacion de profesor / catedra / practica, y te regalamos un abrazo psicoanalitico :awe:

Encuesta: ¿Por que no posteas en el foro?

Encontranos tambien en
ImagenImagen
Imagen

Recorda que para habilitar el buscador del foro debes ingresar con tu usuario.

Fecha actual Dom Jun 24, 2018 9:02 pm

Todos los horarios son UTC - 3 horas








Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Jue Nov 08, 2007 2:12 am 
Desconectado
Soy uno con el Universo
Avatar de Usuario

Mensajes: 8591
Cursando: Sociología CBC (?).
Universidad: UBA
Ética e interdisciplina
Guillermina Garmendia de Camusso (*)

El tema de la interdisciplina y su relación con la ética tiene que ver esencialmente con el lugar que, en el trabajo interdisciplinario, ocupa la filosofía, dado que desde el origen la ética no sólo es parte esencial de la reflexión filosófica, sino, frecuentemente, su punto de partida.

La filosofía griega que inicia el pensamiento occidental coincide con la aportación de las ciudades: "Haber formado sociedades de amigos, de iguales o de hombres libres, pero también haber instaurado entre ellos y en cada una de ellas relaciones de rivalidad, oponiendo a unos pretendientes en todos los ámbitos, en el amor, en los juegos, en la política y hasta en el pensamiento. La rivalidad de los hombres libres, un atletismo generalizado; el agón1.
Es imposible pensar la filosofía fuera de un orden igualitario que "excluya la exclusión" al decir de Michel Serres. No es casual la relación que plantea Claude Lefort entre el nacimiento del psicoanálisis y el advenimiento de la democracia política en el Siglo XIX2
La filosofía presupone, entonces, un plano de relación horizontal que posibilita el diálogo entre hombres libres. En este orden de ideas, Sócrates, es el paradigma del filósofo. Él fue quien, a través del diálogo desmitificó toda forma de discurso. Cuando acepta la respuesta del zapatero sobre qué significaba ser zapatero, le advierte "Muy bien; pero nunca confundir el mundo con una zapatería". En la anulación de toda extensión indebida de un saber está, en principio, la posibilidad de una interrelación de una pluralidad de saberes.
En los orígenes de la filosofía occidental, el filósofo
–pensemos en Platón y sobre todo en Aristóteles– tenía la posibilidad de abarcar todos los saberes, desde la metafísica a la ética y a la política; desde la psicología a la física y a la astronomía. Es decir que, entre los griegos, la indagación científica y la filosofía están estrechamente unidas. Esto no significa que constantemente se confundan.
No nos corresponde analizar cómo desde este tronco común se van separando las distintas ramas de la ciencia. Pero sí podemos subrayar que la ciencia moderna, tal como hoy la conocemos se constituye en la última etapa del Renacimiento y a lo largo del Siglo XVII; el mayor impulso en sus comienzos proviene de Galileo y de Bacon. La gran primacía que adquiere la física pauta, de alguna manera, el conocimiento filosófico, que hasta entonces admitía una concepción creadora del mundo a partir de un Dios omnipotente. El saber científico se constituye como un saber con supuestos; el saber filosófico dedica gran parte de su esfuerzo a la dilucidación de los supuestos científicos.
En pleno Siglo XVIII, Kant se pregunta cuáles son las condiciones de posibilidad de la física de Newton. Esta conexión entre filosofía y ciencia moderna se acompaña de la vigencia del tema del sujeto como constructor de la realidad. Es el sujeto del conocimiento el que construye el mundo a partir de una representación omnicomprensiva, que deja fuera de ella todo lo que no puede justificar racionalmente.
El saber racional se impone como el saber verdadero, quedando fuera de esta concepción racional del mundo todo aquello que no puede ser pautado con tal criterio.
Todo lo que existe puede ser deducido, excluyendo, en beneficio de un concepto de objetividad absoluta, la "influencia recíproca entre el azar y la necesidad; entre fluctuaciones y determinismo"3. Con los grandes aportes de la física contemporánea, que revierte la concepción de la reversibilidad del tiempo de la física clásica; con el descubrimiento del psicoanálisis que revela las zonas oscuras de la psique humana; con los grandes aportes de la biología y el avance de las ciencias humanas entran en crisis todas las formas del concepto causal como concepto unívoco. Estos procesos producen el quiebre de la noción de progreso unilineal. El conjunto de estos factores abrieron las compuertas a los saberes múltiples que caracterizan la época actual. Desde la multiplicidad de saberes nos preguntamos el papel que le corresponde a la filosofía y a la ética, en particular.
La filosofía actual asume una posición crítica frente al racionalismo totalitario, vinculado –como vimos– a la concepción clásica de la representación. Foucault, Deleuze, Guattari, Lyotard, Benjamin... ponen de manifiesto la importancia de lo multidisciplinario, relacionando la idea del saber con lo múltiple, con las diferencias. La filosofía aporta la reflexión a partir de otros saberes con la convicción de que no hay una verdad absoluta. El compromiso que involucra a la tarea multidisciplinaria debe incluir, sin embargo, una dosis de neutralidad que pasa por el no fanatismo; por la no adhesión incondicional a otra idea que no sea el respeto absoluto al prójimo. El diálogo interdisciplinario aspira a ser apertura, enriquecimiento, complementariedad: "la nueva alianza", según I. Prigogine e I. Stengers.
Descreer en el propio ego, creemos sea una condición esencial para que el diálogo interdisciplinario sea fructífero.
Pensamos que el tema ético no corre en la dirección de los códigos éticos, sino que tiene que ver con la ética del intelectual, del profesional munido de un conocimiento cabal de su disciplina y de la práctica de la teoría que conoce. Un acto ético de esta naturaleza renuncia a la filosofía corno teoría pura, en cualquiera de sus formas; es decir, renuncia a una construcción del saber vinculado a una forma de saber totalitario, opresivo que no da lugar al otro, sea al colega, al enfermo que busca ser escuchado, ser mirado, ser atendido... etc.
La ética se constituye en el modo como se presentan las relaciones ontológicas. Mientras que la razón solipsista es sinónimo de opresión la relación ética es de tal tipo que el prójimo "me incumbe independientemente de cualquier relación que yo haya establecido con él". El prójimo es lo prirnero. "Ante cualquier movimiento rnío, sea este de amor, de odio, de conveniencia o dc deber el prójimo se me impone". Mi apertura al otro, al niño, al necesitado, al enfermo, etc. no proviene de mí corno pueden provenir mi futuro o, incluso, mi muerte, sino "el otro nos cae, nos abre". La ética no es nada natural, "es la responsabilidad para con el otro, el ser - para - el - otro,... que pone fin al rumor anónimo e insensato del ser"4.
Y es, en este punto donde hay una inflexión que nos parece muy interesante: El planteo ético es fundamentalmente la exigencia donde el que tiene, donde el que sabe, esta obligado al requerimiento del que no sabe, del que es acosado por temores, con incertidumbre, etc. Esta concepción de la ética debería ser transferible a todos los órdenes de la relación humana; porque la responsabilidad inalienable que rige la vida del hornbre en sociedad debe ser extensiva a todas las actitudes tanto en el orden del saber como en la práctica cotidiana. Esta ética a la que nosotros adherimos, debe ser de afirmación como posibilidad permanentemente creadora. Se trata de una actitud productiva, en el sentido spinoziano, solidaria y responsable que pone en juego la idea de "normalidad" como prerrogativa única del sistema.


1 DELEUZE, G. y GUATTARI, F. Qué es filosofía?, pág. 10, Anagrama, Barcelona, 1993. 193
2 LEFORT, O. La invención democrática, pág. 193, Nueva Visión, Bs. As., 1990.
3 PRIGOGINE – STENGERS, La nueva alianza, Metamorfosis de la ciencia, pág.165,
Alianza Editorial.
4 LEVINAS, E., Ética e infinito, pág. 51, Visor, Madrid, 1991.


(*) Guillermina Garmendia de Camusso es Dra. en Filosofía de la Universidad "degli Studi" de Roma. Ex Profesora de la Universidad de Buenos Aires. Profesora del Externado de Colombia y de la Universidad Nacional de Bogotá entre 1976 y 1986. Es autora de artículos y trabajos entre los que figuran "Hobbes y los orígenes del Estado burgués" (en colaboración con Nelly Schnaith), "El pensamiento esencial de Sartre", "Marcuse" y numerosos ensayos sobre filosofía moderna en revistas nacionales y extranjeras.

_________________
Para pensar: Hambre Cero


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC - 3 horas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë