Bienvenido a Psi-Foros

:awe: Cruzada solidaria: postea tu recomendacion de profesor / catedra / practica, y te regalamos un abrazo psicoanalitico :awe:

Encuesta: ¿Por que no posteas en el foro?

Encontranos tambien en
ImagenImagen
Imagen

Recorda que para habilitar el buscador del foro debes ingresar con tu usuario.

Fecha actual Sab Dic 15, 2018 2:39 am

Todos los horarios son UTC - 3 horas








Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Sab Nov 10, 2007 9:51 pm 
Desconectado
Moderador COBAND
Avatar de Usuario

Mensajes: 701
Cursando: Maestría en Ciencia, Tecnología y Sociedad
Universidad: Univ. Nacional de Quilmes
Comentarios y reseñas sobre

“Las deudas de la Psicología del Cono Sur”

de Alberto Vilanova.


Las transformaciones geopolíticas que ocurren en América del Sur, de las que es un ejemplo el Mercado Común del Sur, afectan la vida universitaria de las naciones implicadas, y por tanto la enseñanza de la Psicología. Argentina y Brasil, principales naciones del subcontinente, afrontan dificultades curriculares ante el establecimiento de un ciclo básico común. Se presentan y describen cinco de estas dificultades: el dogmatismo teórico, el rechazo de la investigación, el clinicismo, el practicismo y la escasa relevancia social de las carreras. Se sugieren, también, algunas estrategias de mejoramiento en el plano educativo.

Dentro del marco del Proyecto COBAND nos interesan las puntualizaciones que hace Vilanova en sí mismas y respecto de nuestro país. Nuestra propuesta es, a partir de alguna conceptualizaciónes que hace este autor, poder comenzar a reflexionar sobre las cuestiones que hacen a nuestra formación y a nuestro futuro profesional. Creemos que como estudiantes que la discusión sobre la formación tendría que tenernos como protagonistas, como críticos activos y positivos de nuestra formación, plantando propuestas claras y reales y exigiendo a nuestros docentes su mejor rendimiento, a la par de ofrecer el mejor nuestro. Nuestra postura con respecto a este tema es claramente crítica, consideramos que las argumentaciones de Vilanova aun se ajustan a nuestra realidad, queremos, a partir de presentarlas, iniciar un debate en torno a esto, fomentar la toma de posición y tratar de ampliar los márgenes de una problemática que pareciera estar relegada, acotada quejas personales o a grupos aislados. Sabemos que esto es solo una primerísima instancia, pero no queremos dejarla pasar. De aquí, los principales postulados que sostiene Villanova a lo largo de una serie de textos enfocados a la formación en la Argentina y sus particularidades con respecto a otros escenarios de Latinoamérica.

Abordaje monoteórico de las conceptualizaciónes y las prácticas. El autor hace referencia a la tradición académica psicoanalítica, y critíca el intento de aplicación sistematica de un único modelo a varias y diferentes empresas, como la clínica, la educación, el área laboral, forense, etc., sin tomar en cuenta sus inconsistencias o limitaciones con cada campo de intervención y dejando por fuera de toda contemplación otros modelos, cuyos planteos serían mas adecuados y con mayores potencialidades de conceptualización y de acción; en este punto el modelo psicoanalítico local se ha situado como un sistema omni-explicativo. La sobrevaloración de una orientación clínica en la Psicología, responde a cierta insensibilidad respecto de lo que ocurría por fuera del campo psicoanalítico, en el ámbito local y el internacional; encontramos un escenario de “aislamiento insólito”, contribuyendo a conformar un bipartidismo teórico-práctico, entre aquel pensamiento que adhiere a los postulados psicoanalíticos y aquellos que pareciesen ser incompatibles, afectándose de esta manera el trabajo entre las distintas escuelas de psicología y el trabajo interdisciplinario en prácticamente todas las áreas posibles de intervención psicológica. en palabras de Vilanova: “el psicólogo argentino no sólo se definió a si mismo como psicoanalista con derechos a intervenir en todos los asuntos en los que la mente ocupa algún lugar, sino que permaneció insensible a los hallazgos novedosos en el mismo campo clínico, a los de las áreas distantes a la clínica, a los adelantos de la psicología de los procesos básicos, a los refinamientos metodológicos y la crisis misma de la fe en la “gran teoría” (Vilanova, 1997; p. 105). Desde luego existe toda una serie de factores históricos, económicos y sociales que, por fuera de la universidad, contribuyeron al ensamblaje y sostén de este modelo de producción de conocimiento, aún vigente, si bien nuestro interés es apuntar a lo acontecido en el ámbito académico y en el cuerpo profesional de la psicología.

Relegamiento de la investigación. La adopción del sistema psicoanalítico, como teoría multi-explicativa y basada en preceptos clínicos contribuyó al estancamiento de la investigación científica, en tanto fue en parte reemplazada por un abordaje clínico concebido como la forma regia y suficiente de investigación. Este enfoque ha dejado por fuera otros tipos metodología de investigación, que permitirian diversas conceptualizaciónes y procedimientos técnicos y el control de los efectos de las prácticas, lo cual –dice Vilanova- agravó aún más la cuestión del Psicoanálisis aplicado a todas las áreas de la Psicología: no sólo tenemos un modelo para explicarlo todo, sino que además existe un déficit en el modo de producción del saber, que afecta principalmente a la calidad de lo que se produce. El autor destaca un paralelo de estos hechos con la suscripción a epistemologías no positivistas que permitían, de una manera u otra, legitimar la práctica psicoanalítica dentro de ciertas conceptualizaciónes amplias de la ciencia y ocultar cierta indulgencia respecto de las rigurosas metodologías en investigación, permitiendo eludir discusiones acerca de la validez de postulados y teorías, reforzándose el aislamiento interdisciplinar.

Orientación práctica basada en la clínica. Una primera distinción que hace Vilanova en este apartado es la diferencia entre un clinicismo de orden metodológico y otro de orden profesional; nos advierte del primero, poniéndolo en congruencia con el discurso de algunos pensadores de importancia para la Psicología que, en mayor o menor medida, reafirmaron el valor del método clínico a la hora de producir conocimiento. Con el segundo se ensaña y denuncia lo que en definitiva es un reduccionismo en lo que al campo de la Psicología se refiere: “se definía a la psicología como ciencia de la salud (…) y se fomentaba que en el alumnado un tipo de axiología en la cual la ‘búsqueda de la salud’ poseía más relevancia y coraje moral que la ‘búsqueda de la verdad’ ” (Vilanova, op. cit.) La investigación era –es- relegada, otra vez, ante la clínica, que se guarda para si el perfil del psicólogo egresado. A esto debiera sumarse el grave desfasaje que existe en el modelo de formación “científico-practicante” que propone el modelo Boulder, que formalmente (por que no prácticamente) se imparte, y que tiene que ver con una articulación inconsistente entre el primer segmento de los planes de estudios (o ciclo de formación general) y el segundo (o ciclo de formación profesional), en lo que constituye una sobre valoración de los contenidos del segundo por sobre los del primero.

Formación restringida hacia la práctica y la técnica. En relación a lo expuesto anteriormente, aquí el autor hace mención a una progresiva tendencia a devaluar el plano teórico de la disciplina, en virtud de unas técnicas y prácticas profesionales; esta devaluación se alimenta en aquello que a simple vista no se aprecia en los planes de estudio (que formalmente cumplen con el modelo de formación mencionado, llamado modelo Boulder o científico-practicante) y que tiene que ver con un sesgo en las materias que se suponen destinadas a la educación en procesos psicológicos básicos y metodología: “Lo típico es que los temas abordados por las materias referidas a los procesos básicos (…) sean aquéllos que pueden subsidiar la práctica asistencial, con lo cual su inserción curricular queda subvertida” (Vilanova, op. cit.). Lejos de poder confirmar esto último en las materias del ciclo de formación general de nuestra Facultad, no es muy desacertado decir que la mayoría de los docentes en estas materias se dedican no a la investigación, pero sí a la clínica; faltan datos cuantitativos precisos, pero la intención es rastrearlos.

Desfasaje entre la formación y las problemáticas sociales. En la Argentina la relación de psicólogos por habitantes es la más alta en el mundo , Dato que parece paradójico con la calidad de atención que recibe la sociedad argentina. Aún en el ámbito de la salud mental, la profesión psicológica no ha logrado una inserción adecuada, ni producido resultados acordes a la masiva cantidad de profesionales que existe, aunque cabe la aclaración de que esta situación deja por fuera las posibilidades de una tasa de empleo significativa para los psicólogos. La figura del psicólogo subsiste en una marea de cuestionamientos relativos a su práctica, lo cual no podría ser otra cosa que el revés de la irrelevancia social que menciona Vilanova; no sólo asistimos a la proliferación de clínicos, sino que además emergen competencias que no pocas veces son producto de una formación de inferior calidad que la universitaria, ya sea la de los egresados de las escuelas de psicología social, ya sea la de los acompañantes terapéuticos, consultores de otras disciplinas que se encargan de asuntos netamente psicológicos. Estos han venido a explotar una veta que se le ha escapado a nuestra psicología, y aunque una razón de perfil profesional no explique por sí sola el fenómeno, sí nos acerca a comprenderlo un poco mejor. El planteo de Vilanova respecto de este punto tiene que ver con un quiebre entre la demanda social y la oferta universitaria, que en definitiva se ha ocupado de producir profesionales progresivamente estériles, ya sea por los campos que han quedado por fuera de la orientación preeminente como por la falta de renovación y actualización científica en este y el resto de las aplicaciones de la psicología. Existiría entonces una gran población de profesionales subformados en las necesidades concretas de la población de la que provienen, sin capacidad clara de injerencia en distintos campos de intervención, con el resultado de una continua precarización de condiciones laborales y con una pérdida sistemática de áreas de producción de conocimiento.
_________________

_________________
Ezequiel

"El mejor resultado es producto de que todos en el grupo hagan lo mejor para sí mismos y para el grupo"

Asociación para el Avance de la Ciencia Psicológica (AACP) · PSIENCIA. Revista Latinoamericana de Ciencia Psicológica · Campus Virtual AACP


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC - 3 horas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë