Bienvenido a Psi-Foros

:awe: Cruzada solidaria: postea tu recomendacion de profesor / catedra / practica, y te regalamos un abrazo psicoanalitico :awe:

Encuesta: ¿Por que no posteas en el foro?

Encontranos tambien en
ImagenImagen
Imagen

Recorda que para habilitar el buscador del foro debes ingresar con tu usuario.

Fecha actual Jue Dic 13, 2018 2:21 am

Todos los horarios son UTC - 3 horas






Reglas del Foro


Por favor, haga clic para ver las reglas del Foro



Nuevo tema Responder al tema  [ 14 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Mié Sep 15, 2010 3:19 pm 
Desconectado
Descubridor de los Procesos Invisibles
Avatar de Usuario

Mensajes: 1109
Cursando: LICENCIADO
Universidad: Secta de la EOL
Bueno, les dejo este valiosísimo documento, producto de mi paso por el XXI Congreso de Neuropsiquiatría y Neurociencias Cognitivas, realizado el 1, 2 y 3 de Septiembre en Buenos Aires. La conferencia la dio la autora de este artículo, una médica psiquiatra, investigadora y psicoanalista de Uruguay. Apenas terminó, le pedí que me pasara el power point o lo que fuera por mail, para compartirlo con ustedes. Y de forma muy especial me contestó con los archivos.
El que quiera el Word original (que incluye neuroimágenes de SPECT en investigación analítica), chifle. También tengo el power point que hace la lectura más llevadera.

"La mente es como un paracaídas: sólo funciona cuando está abierta", dice Stella Bocchino, citando a Einstein al cierre de su charla. Standing ovation. :clap:

Las Neurociencias dándole sustento a las hipótesis de Freud (no a todas, pero a varias importantes). Y sólo a través de una forma: la CIENCIA, que sea blanda, dura, social, natural, económica... se basa en pruebas.

Es una paradoja que algunos de los detractores de las Neurociencias las rechacen sin conocerlas, y sin incluso saber que ellas mismas están tendiéndoles una mano para avanzar y para fortalecerlos.

Me despido porque tengo que estudiar.



Psicoanálisis y Neurociencias Efectos del Análisis en las redes neurales

Prof. Dra. Stella Bocchino. Directora de la Clínica Psiquiátrica.
Facultad de Medicina. Universidad de la República

Psicoanálisis y Neurociencias
Efectos del Análisis en las redes neurales

Generalmente asociamos neurociencias con las disciplinas que aportan datos “fisicos” o “duros” como la imagenología cerebral, o la biología molecular. Sin embargo, estrictamente hablando, el Psicoanálisis, la Psicología y la Psiquiatría son también neurociencias.
El avance tecnológico nos permite hoy efectuar correlaciones entre las neurociencias, y lo más fascinante, contrastar nuestras observaciones clínicas (y las de Freud) con la genética, la biología molecular y la neuroimagen funcional, permitiendo avanzar en la comprensión de las funciones psíquicas, sus trastornos y sus tratamientos.
Las pruebas de neuroimagen muestran alteraciones del funcionamiento cerebral en los pacientes con perturbaciones psíquicas y también evidencian los correlatos neurales de los cambios que produce la intervención del analista o del terapeuta sobre el cerebro de su paciente, con disminución o desaparición de las alteraciones del funcionamiento cerebral que antes determinaban los síntomas que motivaron la consulta.
El hilo conductor del presente trabajo lo rige el análisis de algunas de dichas correlaciones, y no el estudio de ningún trastorno en particular.
Es reconfortante comprobar que las hipótesis freudianas, basadas en sus observaciones clínicas, detenidas y minuciosas, encuentran hoy correlatos anatómicos demostrables.
Cuando examinamos trabajos sobre esta temática, constatamos que existen prejuicios y preconceptos: algunos psicoanalistas prefieren desentenderse de los sustratos neuroanatómicos y funcionales de los trastornos psíquicos, mientras que, otros, sobre todo los médicos, parecerían otorgar valor a las explicaciones de fenómenos psicológicos sólo cuando contienen apoyatura neuroanatómica o funcional. En una investigación reciente(1), los autores mostraron que incluso una información neurológica inaplicable en la explicación de un fenómeno psicológico puede interferir con las capacidades de la gente de considerar críticamente la lógica subyacente de esta explicación. Afortunadamente comprobaron que esto último no acontece en expertos o personas informadas. Los aportes de las neurociencias deben ser abordados de manera crítica: sin prejuicios, pero con precauciones, pues no basta una cita de una base neurobiológica para asegurar la veracidad científica de la afirmación que la precede.
El camino para avanzar en la integración de los conceptos psicoanalíticos con los datos de las otras neurociencias puede resultar arduo. Por eso, creemos que, como dice Bion, el éxito dependerá de nuestra capacidad para enfrentar y modificar la frustración: “El punto crucial está en la decisión entre modificar o eludir la frustración. Si la intolerancia a la frustración predomina, se toman medidas para evitar la percepción de la realización por medio de ataques destructivos… Si la intolerancia a la frustración no es tan grande como para poner en actividad los mecanismos de evasión, pero es lo suficientemente intensa como para dominar sobre el principio de realidad, la personalidad desarrolla omnipotencia como sustituto de la conjunción de la preconcepción, o de la concepción, con la realización negativa de un hecho. Esto implica que se asume la omnisciencia como sustituto del aprendizaje a través de la experiencia con la ayuda de pensamientos y del pensar. No existe por lo tanto una actividad psíquica que discrimine entre lo verdadero y lo falso. La omnisciencia sustituye la discriminación entre lo verdadero y lo falso, por la afirmación dictatorial de que una cosa es moralmente correcta y otra equivocada. La suposición de omnisciencia que niega realidad asegura que la moral así engendrada sea una función de la psicosis” (2). Debemos considerar esta investigación como un camino que los estudiosos de las neurociencias debemos recorrer juntos, sabiendo que todos los aportes son valiosos, y sobre todo, que perseguimos una meta común: mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.

Es importante investigar las estructuras que intervienen en nuestras emociones, en tal sentido, el estudio que realizan Kandel y colaboradores es muy completo y nos parece oportuno comenzar con una reseña del capítulo sobre estados emocionales y sentimientos(3).
Existen dos formaciones esenciales en el procesamiento de las emociones: el Sistema Límbico y la Corteza cerebral.

I) El Sistema o Lóbulo límbico.
Comprende:
- la circunvolución del cuerpo calloso
- la circunvolución parahipocámpica
- la formación hipocámpica:
- Hipocampo
- Circunvolución dentada
- Subículo
MacLean amplió el Sistema Límbico incluyendo:
- partes del hipotálamo
- área septal
- núcleo accumbens (parte del estriado)
- corteza órbitofrontal
- núcleo amigdalino
Dentro del Sistema Límbico, la amígdala o núcleo amigdalino tiene una singular importancia.
El estado emocional tendría dos componentes: la sensación física (emoción) y el sentimiento consciente (sentimiento), que están mediados por circuitos neuronales
distintos en el cerebro. Muchas drogas (de abuso y medicamentos) actúan sobre ellos. El sentimiento consciente está mediado por corteza frontal y cingular. Las emociones están mediadas por estructuras subcorticales: Núcleo amigdalino, hipotálamo y tronco encefálico.
Por su parte, las emociones están acompañadas de respuestas autónomas, endócrinas y del sistema motor esquelético.
Cuando aparece un estímulo peligroso o amenazador sentimos miedo y se activan rápidamente estructuras subcorticales, sobre todo la amígdala, y se desencadena una cascada de eventos autonómicos: aumentan nuestra frecuencia cardíaca y respiratoria, se produce sequedad de boca, sudoración de manos, aumenta nuestra tensión muscular, es decir que los sistemas periférico, autónomo y musculoesquelético preparan para la acción. La excitación (salvo cuando es extrema) aumenta el rendimiento intelectual y físico, formando parte de un mecanismo de supervivencia.
La información sobre los estímulos de importancia emocional se transmite a la corteza desde los propios órganos periféricos o desde el hipotálamo, amígdala y estructuras relacionadas
Existen diversas teorías sobre la emoción y las estructuras implicadas en ella (3): según James-Lange, las emociones son respuestas cognitivas a la información de la periferia; según Cannon-Bard, el tálamo e hipotálamo regularían los signos periféricos de la emoción y proporcionarían a la corteza la información para el procesamiento cognitivo de ella; según Schachter la corteza crea una respuesta cognitiva a la información de acuerdo con las expectativas del individuo y el contexto social y según Magda Arnold, la emoción es el producto de la evaluación inconsciente del potencial dañino o beneficioso de un estímulo, mientras que el sentimiento es la reflexión consciente de esa valoración inconsciente. Según esta autora, la valoración inconsciente –implícita- va seguida de tendencias de acción, luego de respuestas periféricas y finalmente de experiencia consciente.
La evaluación inconsciente de la importancia emocional de un estímulo comienza antes del procesamiento consciente del mismo.
La evaluación consciente e inconsciente implica a la corteza cerebral, fundamentalmente el cíngulo y corteza prefrontal. A la amígdala se le atribuye la coordinación de la experiencia consciente de la emoción y las expresiones periféricas (sobre todo del miedo). La amígdala es fundamental en la experiencia y recuerdo del miedo. Su lesión elimina la capacidad de un estímulo cargado emocionalmente de desencadenar una respuesta emocional inconsciente.
El hipocampo es esencial en la memoria consciente. Su lesión afecta el recuerdo de las características cognitivas del temor (sitio del estímulo y contexto).
El hipotálamo actúa sobre el Sistema Nervioso Autónomo (SNA) regulando circuitos reflejos viscerales organizados fundamentalmente en el tronco encefálico. Los animales con lesión del hipotálamo lateral se vuelven plácidos, en cambio, los portadores de lesión del hipotálamo medial son muy excitables y agresivos.
No se ha confirmado que el hipocampo, los cuerpos mamilares y los núcleos talámicos anteriores participen en la emoción. Son sí fundamentales en las formas cognitivas de almacenamiento de la memoria.
La Amígdala es quien se conecta por un lado con el hipotálamo y el tronco encefálico, responsables de la expresión somática de la emoción, y por otro lado con la neocorteza que se ocupa del sentimiento consciente, sobre todo el miedo. Las vías desde el tálamo al complejo amigdalino se han relacionado con el aprendizaje emocional.
La amígdala es un complejo que incluye 10 núcleos diferenciados. La información de sensaciones como el miedo y la ansiedad entran al complejo amigdalino a través del núcleo basolateral.
El complejo amigdalino es el mediador de las respuestas emocionales, tanto innatas como aprendidas. Su lesión en el animal reduce la respuesta aprendida al miedo.
Se realizaron experiencias con ratas a quienes se presentaba un sonido apareado de electricidad. La información del sonido llega al complejo a través de una vía rápida desde el núcleo auditivo del tálamo, o de otra más lenta, a través de las áreas auditivas primarias de la corteza. La vía rápida es esencial en situaciones de peligro.
El patrón de respuestas al sonido es similar a los estados de ansiedad en el ser humano. Una experiencia interesante: se presentó a los participantes repetidamente un sonido neutro seguido de otro sonido molesto. Los pacientes con lesión del núcleo amigdalino no aprendían a temer el sonido neutro, aún cuando eran conscientes de que ambos sonidos estaban apareados.
La estimulación eléctrica de la amígdala en el ser humano produce sentimientos de miedo y aprensión. Su lesión bilateral no impide identificar personas conocidas en fotografías, pero altera el procesamiento inconsciente para el reconocimiento de los indicios de miedo en las expresiones faciales.
Estudios con PET y RMF muestran que la activación de la amígdala izquierda aumenta con el miedo y disminuye a medida que aumenta la alegría.
La amígdala puede ser el mediador de las respuestas emocionales a estímulos visuales complejos (características faciales) lo que tiene importancia individual y social.
Las personas y animales responden más intensamente al sonido fuerte si tienen miedo que si están relajadas.

La amígdala puede participar en las respuestas de placer. Es necesaria para el aprendizaje denominado condicionamiento de contexto o preferencia de lugar, gracias al cual el animal aprende a acercarse a lugares donde ha encontrado estímulos esenciales para su supervivencia (valor de recompensa) y alejarse de aquellos aversivos o peligrosos.
Para el condicionamiento de contexto es necesario adquirir y asociar diversas informaciones sensitivas, proceso en el cual es necesario el hipocampo.
La amígdala parece participar tanto en la mediación del estado emocional inconsciente como en el del sentimiento consciente.
De acuerdo con esto tiene dos proyecciones:
1. Expresiones autónomas de los estados emocionales: conexiones con el hipocampo y SNA.
2. Sentimiento consciente: mediado por las proyecciones sobre la amígdala y la corteza prefrontal.

El complejo amigdalino (recordemos que consta de 10 núcleos diferentes)influye tanto sobre los componentes autónomos como cognitivos de la emoción. La estimulación eléctrica del núcleo central del complejo amigdalino aumenta la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la respiratoria a través de sus conexiones con hipotálamo y tronco encefálico. Las lesiones de estos núcleos bloquean estos cambios.
El núcleo central se proyecta también directa e indirectamente sobre el núcleo paraventricular del hipotálamo, lo que puede ser importante en la respuesta al estrés.
El núcleo central desempeña papel importante en la percepción consciente de la emoción a través de sus proyecciones a las áreas de asociación de la corteza, sobre todo la circunvolución del cuerpo calloso rostral y corteza orbitofrontal.
Finalmente, se comprobó que existen mecanismos b adrenérgicos del sistema límbico que participan en el almacenamiento de sucesos emocionales. En una experiencia se vio que el Propanolol bloqueaba el recuerdo de una historia emocionalmente excitante pero no de otra similar pero emocionalmente neutra. El Propanolol no bloqueaba la respuesta emocional a la historia cuando se les presentaba por primera vez, sino que bloqueaba selectivamente su recuerdo

II) Corteza cerebral y experiencia emocional
Las cortezas frontal, del cíngulo y parahipocámpica participan de la emoción.
La estimulación eléctrica de la corteza órbitofrontal produce muchas descargas autónomas ( aumenta de la presión arterial, provoca dilatación pupilar, salivación y descenso del peristaltismo. Su lesion reduce la agresividad normal y las respuestas emocionales en primates.
En 1935, Fulton y Jacobsen mostraron que la extirpación de la corteza frontal (lobotomía) tiene un efecto sedante sobre chimpancés.
En humanos, se vio que la lobotomía disminuía la ansiedad pero tenía elevadas tasas de complicaciones y secuelas: epilepsia, alteraciones de la personalidad, inhibición, falta de iniciativa.
Las conexiones recíprocas entre amígdala y la neocorteza podrían permitir incorporar el aprendizaje y la experiencia a los aspectos cognitivos de la emoción.
Los mecanismos corticales proporcionan un medio a través del cual la memoria y la imaginación (y no sólo los estímulos externos) son capaces de provocar sentimientos emocionales y nos permiten emplear la información emocional en el proceso cognitivo.
La corteza frontal ventromedial proporciona una fuente de control cognitivo de las respuestas emocionales. Su lesión conlleva la desinhibición y un comportamiento social inadecuado.

Hecho este estudio preliminar, estamos en condiciones de intentar tender puentes entre los conocimientos psicoanalíticos sobre las emociones, los sentimientos, los pensamientos y las estructuras neurales que podrían sustentarlos.Cuando nos interrogamos sobre el proceso de enfermar (físico o psíquico, que es lo mismo, al concebir al ser como unidad mente-cuerpo), recordamos la Ecuación Etiológica, las Series Complementarias de Freud (4), donde consideraba:
– el factor constitucional: la disposición heredada y la predisposición adquirida en la primera infancia y la
– la vivencia accidental del adulto

¿Existe un correlato somático de “la disposición heredada y la predisposición adquirida en la primera infancia”? La función diferencial de los genes puede constituir un buen punto de partida para abordar esta cuestión.
Sabemos que los genes tienen una doble función (5,6):
1. La función de plantilla: plantillas estables que pueden replicarse de manera fiable. La plantilla NO sufre los efectos de ningún tipo de experiencia social, ejemplo el color de ojos de las personas: no se afectan por las influencias del entorno.
2. Función de transcripción, que determina el fenotipo, estructura, función y demás características de la célula en la que se expresan.
Mientras que en la función de plantilla la secuencia de un gen (y la capacidad del organismo para replicarla) no se ve afectada por el ambiente, la función de transcripción de un gen (su capacidad para controlar la elaboración de proteínas específicas en una determinada célula) está muy regulada y esta regulación es sensible a los factores ambientales
Estos conceptos nos alertan sobre dos situaciones: el entorno puede modificar la función de transcripción del gen, de una manera negativa, enfermando a la persona, pero también, a la inversa, el entrono puede actuar sanando a la persona, si la influencia es beneficiosa, como a través de una psicoterapia efectiva, o gracias a determinadas experiencias, como las del enamoramiento y parejas exitosas, como ya lo había advertido Freud.
Aunque resulte dificultoso, no se debe dejar de considerar la interacción entre lo genético y lo ambiental, incluyendo en lo ambiental lo micro y macroestructural: lo ambiental directo y lo social. A modo de ejemplo, citaremos sólo dos de las experiencias más conocidas:
1. Con relación a lo genético: Investigaciones demuestran variaciones en la respuesta de regiones cerebrales a los estímulos. Estas variaciones están determinadas genéticamente, asociadas al alelo corto del transportador de serotonina. Las respuestas de las regiones cerebrales subyacen a las respuestas emocionales humanas y sugieren que la excitabilidad diferenciada de la amígdala a los estímulos emocionales puede estar en la base del aumento del miedo y la ansiedad típicamente asociados al alelo corto SLC6A4 (7).
2. Con relación a la influencia de los aspectos sociales, citamos las experiencias en primates realizadas por Harlow (8): monos criados en aislamiento social se volvían más retraídos, no jugaban con otros simios, su acicalado e interacciones sociales eran mínimos, y, si eran agredidos, no se defendían. Presentaban conductas de automutilación. Se arrinconaban en una esquina de la jaula y se mecían como niños autistas. Rechazaban el contacto sexual. Las monas inseminadas artificialmente rechazaron sus crías. Aún en cautiverio, un maniquí de madera o un mono terapeuta lograban mejorar la evolución.

Otro ejemplo excelente en que el avance tecnológico no hace más que brindar una apoyatura a las hipótesis freudianas se encuentra nada menos que en las ideas de Freud sobre la Histeria de Conversión.
Con relación a la Histeria de Conversión, Freud explicaba: la representación y el afecto se separan, la representación se reprime, y el afecto se convierte (descarga el aumento de excitación mediante una reacción motriz correspondiente (9) (“Principio de constancia” (10)
¿Sería lo que Freud postulaba, posible a la luz de los conocimientos actuales?
Con relación a la memoria de las representaciones y de las emociones (afectos), como ya vimos, hoy tenemos pruebas de dos circuitos separados y distintos:
1. Circuito de Papez: Corresponde a la memoria de la Representación. Este circuito une zonas límbicas y paralímbicas. Es un circuito córtico-subcortical: hipocampo-mamilo-tálamo-cingular. Las fibras provienen de la corteza del cíngulo, van hacia el hipocampo entrando por el área peri y entorrinal, recorren el circuito y retornan a la corteza del cíngulo. La información que estas fibras traen ya fue procesada en las áreas primarias, secundarias y terciarias, recorren el circuito y vuelven a la corteza (11).
2. Circuito de Mishkin: Corresponde a la memoria de la emoción o de los afectos. Une a la amígdala con el núcleo dorso-mediano del tálamo y posteriormente se conecta con la corteza prefrontal. Este circuito une a la amígdala con el núcleo dorso-mediano del tálamo y posteriormente se conecta con la corteza prefrontal
(11).
Por su parte, Solms (12) realizó estudios psicoanalíticos en pacientes con lesiones frontales ventromediales bilaterales. Sus datos sugieren que esta región cerebral es una de las localizaciones anatómicas de la inhibición pulsional. El "síndrome del lóbulo frontal" (en su variante ventromedial) parece indicar que la inhibición de la descarga motora (respuesta diferida) y el control sobre la afectividad (inhibición emocional) son funciones relacionadas con el sector ventro medial u órbitofrontal. Este sector tendría una función inhibitoria de las descargas, sería como un rector que moderaría la satisfacción de nuestros deseos según las normas o las conveniencias sociales en cada momento y lugar. Estas indagaciones están en plena concordancia con lo explicitado precedentemente al hablar sobre estados emocionales y sentimientos (3). En este sentido debe recordarse el caso de Phineas Gage (13). Para eso debemos remontarnos al año 1848 en Vermont, Nueva Inglaterra. Phineas Gage era un joven de 25 años, experto capataz de una cuadrilla de obreros que se hallaba extendiendo la vía férrea en la zona. A pesar de su joven edad, era la persona más correcta, eficaz y eficiente de la compañía. A fin de no tener que desviar la vía férrea, los promontorios rocosos eran dinamitados. Debido a una distracción se provocó una explosión, y la barra de hierro que había mandado construir él mismo para su tarea de apisonar la pólvora, le atravesó el hueso malar izquierdo, la órbita izquierda, y salió por la parte superior de su cabeza. En su trayecto, la barra atravesó su lóbulo frontal: Gage no perdió el conocimiento, fue trasladado en un carro hasta el hotel cercano, recibió al Dr. Harlow y le narró lo acontecido. Aparentemente no presentó afectación neurológica alguna, caminaba, veía, oía y hablaba correctamente, pero, al decir de sus conocidos: “Gage ya no era Gage”. Cambió completamente su personalidad: se volvió irresponsable y soez, perdió su trabajo y luego de algunos intentos laborales fallidos, varios años después murió en la indigencia.
Este clásico ejemplo nos muestra cómo, el lóbulo frontal, que clásicamente se ha considerado “neurológicamente mudo” es “Psiquiátricamente políglota” (14).
Regina Pally (15) también trata de establecer vínculos entre las neurociencias y conocimientos psicoanalíticos, escogiendo como referente la conocida obra de Antonio Damasio. Jerarquiza algunos conceptos de la obra de este autor, relacionados con la emoción y la toma de decisiones, ampliando la función de la emoción en la comunicación humana tanto entre adultos como entre el bebe y su cuidador. La función de la emoción es coordinar el cuerpo y la mente organizando la percepción, el pensamiento, la memoria, la fisiología y el comportamiento. La emoción es fundamental para conectar las mentes y los cuerpos entre individuos. Considera que así, gracias al conjunto de emociones que el bebé experimenta por la angustia de separación se activan respuestas consoladoras por parte de su cuidador.
Como ya vimos, la evaluación del estímulo se realiza en diversos centros cerebrales, unos corticales y otros subcorticales, entre éstos especialmente la amígdala. Cuando acontece una situación que se evalúa como peligrosa, se enciende una alarma en la amígdala, la que realiza una evaluación simple y sobre todo, rápida del estímulo. La corteza órbitofrontal reacciona a la información más compleja y elabora una valoración que se construye a partir de la experiencia personal a lo largo de la vida. Tras la evaluación, dichos centros envían mensajes al tronco cerebral y al hipotálamo, responsables de los cambios cerebrales y corporales de la emoción: la producción endócrina regulada por el hipotálamo a través del eje hipotálamo-hipófisoc-adrenal (HHA) y las respuestas del SNA regulado tanto por el hipotálamo como por el tronco cerebral, responsable de la acción sobre las vísceras internas y las conductas motoras - control de la musculatura esquelética mediante los pares craneales y la médula espinal que provocan las "conductas emocionales".
Cuando estos cambios son procesados por las regiones cerebrales implicadas en el conocimiento consciente, contribuyen a lo que experimentamos de manera subjetiva como nuestras emociones conscientes.
Como ya vimos, el miedo es un logro evolutivo para facilitar la detección y la respuesta al peligro, una vez establecido el condicionamiento al miedo, éste es relativamente permanente, no se elimina completamente, sólo se inhibe.
La información llega por dos vías: una más rápida, subcortical; la segunda pasa por la corteza, es más lenta y responde a estímulos más complejos.
El conocimiento consciente no es necesario para crear el miedo condicionado: la emoción puede desencadenarse por situaciones de las que la persona no tiene conciencia. La corteza no es necesaria para crear un miedo condicionado, pero juega un papel regulador en el proceso, puede o no inhibir la respuesta subcortical.
La conclusión de esto es trascendente para la comprensión de determinados fenómenos observables en la psicoterapia: que las respuestas de miedo tempranas, y probablemente de otras muchas emociones, quizás nunca desaparezcan del todo, aunque la conciencia puede contribuir a disminuir dichas respuestas. A esto contribuye que existen más conexiones de la amígdala a la corteza que a la inversa, por lo que es más fuerte la tendencia automática al miedo que nuestra capacidad para inhibirla de forma voluntaria (15).

Como vimos, el segundo gran elemento considerado en el circuito cerebral del miedo es el hipocampo. Juega un papel decisivo, su participación en la memoria permite informar sobre la localización contextual:
– Permite evitar el peligro antes de que ocurra, al relacionarse situaciones diferentes.
– Puede activar el miedo en situaciones que fueron, pero que ya no son peligrosas.
– Su daño en situaciones de gran estrés, puede llegar a deteriorar el recuerdo consciente de situaciones traumáticas. Esto implica que, a la vez que se "reprime" el recuerdo consciente de una experiencia traumática, se puede reforzar el recuerdo emocional inconsciente de dicha experiencia a través del circuito de la amígdala.
Este fenómeno nos resulta muy familiar explicado desde la teoría psicoanalítica.
Tomando en cuenta la cercanía que existe entre las expresiones de miedo y ansiedad y la comprobación de que las mismas regiones cerebrales intervienen en ambos fenómenos, se evidencia la importancia del doble circuito cerebral: si el condicionamiento puede tener lugar inconscientemente mediante los circuitos de la amígdala, la persona puede no ser consciente de cuál es el estímulo desencadenante actual.
Durante el estrés puede dañarse el hipocampo a la vez que se facilita la actividad de la amígdala, lo que puede hacer que el aprendizaje se realice sin especificidad contextual, lo que lleva a que el individuo no tenga conciencia de la situación traumática originaria.
Todo lo referido le sirve para concluir que el procesamiento emocional no resulta necesariamente adaptativo, debido a que los miedos, una vez establecidos, no son fáciles de eliminar por el trabajo analítico.
Regina Pally (15) señala importantes implicancias de lo que venimos de analizar en relación a la terapia psicoanalítica. Considera que la toma racional de decisiones no lo es tanto, que la corteza controla y modula una buena parte de la conducta del sujeto, pero que la memoria emocional, representada como cambios corporales, influye en las elecciones más allá de la conciencia.
La neurociencia enfatiza que la emoción y su expresión están implicadas en todas las tareas humanas importantes, también las consideradas racionales.
Por todo ello se debe concluir que, en el campo de la terapia psicoanalítica, el intercambio emocional no verbal puede ser al menos tan importante como lo es el intercambio verbal. Analista y paciente pueden influirse recíprocamente mediante pistas no verbales de emoción procesadas inconscientemente.
Estas pistas son datos vitales del analista, así como del paciente. Cómo se siente el analista, tanto en lo referente al "cuerpo" como a la "mente" puede ser tan importante como indicador de lo que está pasando con el paciente como cualquier cosa que el analista esté pensando. Cómo se comunica, incluso cómo se comporta, puede ser tan importante como lo que dice.


Un aspecto esencial en el análisis son las experiencias tempranas.
Existen pruebas de que la privación sensorial en las primeras etapas de la vida altera la estructura de la corteza cerebral. Los estímulos sensoriales y sociales ejercen un efecto constante sobre el cerebro y tienen consecuencias de diversa intensidad y duración. La consecuencia más clara y mejor comprendida es el aprendizaje, que se define como un cambio prolongado o incluso relativamente permanente de la conducta como resultado de la exposición repetida a un modelo de estimulación (16).
El apego es un fenómeno biológico, lazo de retroacción en el cual la madre y el bebé se regulan psicobiológicamente de forma recíproca.
Estos descubrimientos son aplicables a las díadas adulto-adulto. Tanto las respuestas de separación, como las de reunión, están mediatizadas por diferentes neurorreceptores, los benzodiacepínicos en las primeras y los opiáceos/endorfí-nicos en las segundas, todos ellos actuando en la amígdala.
Las endorfinas se liberan durante las conductas de reunión y sirven para reforzar el apego/reunión, en el sentido de hacernos adictos a las figuras de apego, son las que se liberan cuando estamos con quienes nos brindan seguridad y placer: la madre para el niño, luego la pareja, terapeuta, los amigos, los hijos.
En la comunicación no verbal existe importante neurorregulación entre las personas mediante la influencia inconsciente que tiene sobre la biología, la emoción y la conversación verbal de un otro. Las comunicaciones no verbales pueden llevar información sobre los estados bioemocionales entre individuos, regulando así el funcionamiento biológico de ambas personas en una cadena que va desde la expresión facial (el músculo estriado), pasando por la modulación autónoma (del sistema neurovegetativo) de las funciones corporales (músculo visceral), hasta los sentimientos subjetivos asociados con la emoción. La comunicación no verbal resulta fundamental para todas las formas de interacción social, son pistas que se utilizan para dirigir las relaciones sociales y activan respuestas en los otros (15).
Nos preguntamos si en todos estos fenómenos no jugarán un importante papel los Sistemas de neuronas espejo.

Sistemas Neuronas Espejo.
Experimentadores lograron demostrar que existían amplias áreas de neuronas espejo en seres humanos. Estas áreas se encuentran en:
– Corteza frontal premotora
– Lóbulo parietal anterior
– Área de Broca (área del lenguaje)
Estas áreas son análogas a las áreas de neuronas espejo de los chimpancés (17).
Cuando un animal o persona observa a otro realizar una actividad, pueden activarse en su cerebro el mismo sistema de neuronas que las que están activas en el que realiza la actividad, aunque el que observa no realice ningún movimiento (18).
Nos preguntamos si los sistemas de neuronas espejo implicarán una aproximación a las bases neurales de la “Empatía”, como dicen Solms y Turnbull (19) La “empatía” permite a la madre sintonizar con las necesidades del bebé, entenderlas y atenderlas. Podrá el sistema de neuronas espejo ser la base –o parte de la base- de la “Preocupación o Enfermedad maternal primaria” de Winnicott (20), cuando expresa: “...existe una identificación -consciente pero también profundamente inconsciente- entre la madre y el pequeño”. Winnicott aclara que le llama “enfermedad” porque “una mujer debe estar sana, tanto para alcanzar este estado como para recobrarse de él cuando el pequeño la libera” y que describe como “… esta enfermedad normal que les permite adaptarse delicada y sensiblemente a las necesidades del pequeño en el comienzo”.
En el mismo sentido nos preguntamos si el sistema de neuronas espejo podría estar implicado en el concepto “reverie”, Bion magistralmente define como: “La capacidad materna para el ensueño (reverie) es el órgano receptor de la cosecha de sensaciones de sí mismo que el niño obtiene por medio de su conciencia” (21).
Bion dice que el desarrollo normal se dará si la madre puede aceptar las proyecciones de terror del niño, “metabolizarlas” y devolverlas de forma que sean ahora tolerables para él. Nos preguntamos nuevamente si para esta capacidad materna, será necesaria la puesta en marcha del sistema de neuronas espejo.
Otros conceptos Bionianos detrás de los cuales puede estar el sistema de neuronas espejo podrían ser los de “continente-contenido” y el término “comensal”: “Con comensal quiero decir que contenido y continente dependen entre sí para beneficio mutuo y sin daño para ninguno. En términos de un modelo, la madre saca provecho y logra crecimiento mental a través de la experiencia; el lactante también saca provecho y logra crecer” (22).
Es muy importante recordar que Bion utiliza también este concepto continente-contenido, para describir la relación analista-paciente. Sugerimos que el sistema de neuronas espejo está implicado como base neural de este vínculo tan peculiar, y podría explicar algunas de las características diferentes de los análisis y de los analistas.
Nos preguntamos, como cosa no menor, si el sistema de neuronas espejo estará implicado en el proceso de Identificación estructurante de la personalidad. Al describir las neuronas espejo, pues este sistema implica la activación de neuronas en el cerebro de quien pasivamente observa a otro. Lo que los padres y otras figuras de autoridad hacen y dicen, puede no sólo grabarse en los circuitos y estructuras de memoria del niño, sino activar este sistema de neuronas, haciendo “hacer y decir” al cerebro del niño.
Por otro lado, se abre una vía de investigación respecto al papel que desempeñaría un déficit central de este sistema neuronal en el aislamiento social que caracteriza algunas patologías psiquiátricas como el autismo y la esquizofrenia. A su vez, la activación o estímulo de dicho sistema neuronal podría suponer un avance importante en la rehabilitación de estos y otros pacientes (23).
Otras Bases Neurales propuestas:
Se han propuesto bases neurales del amor incondicional y el amor maternal. Por RMF se ha propuesto que el amor maternal y el amor incondicional comparten áreas que se solapan en el cerebro, evidenciándose especial activación de la ínsula, lóbulo parietal superior, sustancia gris periacueductal dereecha, globos pallidus derecho, núcleo caudado derecho, área tegmental ventral izquierda y cíngulo anterior izquierdo (24).
En otro interesante experimento, se solicitó voluntarios que aseguraran estar profundamente enamorados. Se mostró a estas personas fotografías de su enamorado/a y de diversas personas de igual sexo y tiempo de amistad o relación similar a la que tenían con su enamorado. Se evidenció que cuando se les mostraba la foto de su enamorado/a se activaban especialmente la ínsula medial y el cortex cingulado anterior, y en subcorteza el núcleo caudado y el putamen todos de manera bilateral. Se observó hipoactivación en el gyrus cingulado posterior y en la amígdala, y en la corteza prefrontal derecha, parietal y temporal. Los autores concluyen que la combinación de estos diferentes sitios en éste y estudios previos sobre la emoción sugiere que una única red de áreas es responsable de la evocación de este estado afectivo (25).
Bleichmar (26) investiga sobre la represión Freudiana y sus posibles sustratos neurales. Explica que la mente es capaz de excluir ciertas asociaciones indeseadas, lo cual tendría tiene una base neuroanatómica en la corteza prefrontal, encargada de funciones ejecutivas. Por RMF se constató que las zonas que se activaban cuando se producía el olvido eran las correspondientes a la zona prefrontal, que se sabe tienen función de control sobre procesos mentales y motores, y que inhibiría al hipocampo que interviene en los procesos de memoria.
Existen interesantes investigaciones sobre los efectos de la intervención del analista en el cerebro del paciente. Kandel (6) ha efectuado interesantes aportes, enfatizando que los cambios significativos que se consiguen con la intervención del analista se producen mediante cambios en la expresión de los genes que generan modificaciones estructurales en el cerebro.Durante la sesión la acción de los mecanismos neuronales del cerebro de quien habla tienen efecto sobre los mecanismos neuronales de quien escucha y viceversa. Sólo si las palabras producen cambios en el cerebro de cada uno de los interlocutores, la intervención psicoterapéutica producirá cambios en la mente del paciente. Si el análisis produce modificaciones, es porque actúa sobre funciones cerebrales, que son producto de muchas sinapsis entre las neuronas.
Kandel (6) propone cinco principios que aportan a la investigación de este tema:
“1.Todos los procesos mentales, incluso los procesos psicológicos más complejos, son consecuencia de operaciones del cerebro. La mente es un conjunto de funciones llevadas a cabo por el cerebro. En consecuencia, los trastornos del comportamiento característicos de las enfermedades mentales son alteraciones de la función cerebral, incluso en aquellos casos en los que sea evidente que estas alteraciones tienen un origen ambiental.
2.Los genes y las proteínas que codifican determinan en gran medida el patrón de interconexiones entre las neuronas cerebrales y los detalles de su funcionamiento. La genética es uno de los principales factores que influyen en la aparición de las enfermedades mentales.
3. Las alteraciones genéticas no justifican por sí solas toda la variancia de las principales enfermedades mentales. Los factores sociales o del desarrollo también tienen una importancia fundamental. Del mismo modo que las combinaciones de genes afectan el comportamiento y la conducta social, el comportamiento y los factores sociales influyen sobre el cerebro al interaccionar con él para modificar la expresión genética y, en consecuencia, la función de las células nerviosas. El aprendizaje, incluso el que genera una conducta disfuncional, produce modificaciones en la expresión genética.
4.Las alteraciones de la expresión genética inducidas por el aprendizaje provocan cambios en los patrones de conexión neuronal. Estos cambios se conocen como Regulación Epigenética. La regulación epigenética causada por los factores sociales hace que todas las funciones corporales, incluidas las cerebrales, estén expuestas a las influencias sociales. Estas influencias sociales se incorporan biológicamente mediante la modificación de la expresión de determinados genes en neuronas concretas en determinadas regiones del cerebro. Estas alteraciones motivadas por factores sociales se transmiten culturalmente. No se incorporan al esperma ni al óvulo, por lo tanto NO se transmiten genéticamente sino culturalmente: evolución cultural. La humanidad cambia mucho más por evolución cultural que por evolución biológica. Las dimensiones de cráneos fósiles indican que el tamaño del cerebro humano no ha cambiado desde el Homo sapiens, hace 50.000 años, pero es evidente que la cultura humana evolucionó de manera espectacular en este período
5. Cuando la psicoterapia es eficaz y produce cambios a largo plazo en el comportamiento, cabe suponer que los consigue a través del aprendizaje, provocando cambios en la expresión genética que modifican las fuerzas en las conexiones sinápticas y modificaciones estructurales que alteran el patrón anatómico de interconexiones entre las neuronas cerebrales”.

El aprendizaje modifica la fuerza sináptica en sinapsis concretas, la memoria se
relaciona con la persistencia de estas modificaciones. La memoria a largo plazo
difiere de la memoria a corto plazo porque requiere la activación de una cascada
de genes, con la formación de nuevas conexiones sinápticas.
El aprendizaje depende de cambios en las sinapsis: Una alteración transitoria en
la fuerza de las conexiones sinápticas origina la memoria a corto plazo.
En el aprendizaje están implicados neurotransmisores que actúan sobre los receptores para incrementar el AMPc, que activa la protein-cinasa dependiente
del AMPc, ocasionando un aumento de la fuerza sináptica necesaria para la
memoria a corto plazo. En la memoria a largo plazo, la protein-cinasa dependiente del AMPc se desplaza hacia el núcleo de la célula y estimula la activación de genes que llevan a la formación de nuevas conexiones sinápticas.
Estas conexiones pueden interrumpirse debido a la experiencia (buena o mala,
saludable o nociva), del mismo modo que pueden restablecerse también mediante la experiencia, por ejemplo: a través de la Psicoterapia (6).

Bleichmar (27) realiza interesantes aportes sobre los efectos del trabajo analítico al expresar que los condicionamientos traumáticos inconscientes tienen una localización distinta que los que son registrados conscientemente y activan más “neurovegetativamente” al sujeto, lo que podría relacionarse con las enfermedades psicosomáticas, el procesamiento consciente atenúa las respuestas emocionales de la amígdala. El poder hacer consciente, el poder relatar (poner en palabras) un condicionamiento emocional inconsciente atemorizante produce efectos inhibitorios en la amígdala derecha, que pertenece al hemisferio que los estudios neurofisiológicos han mostrado que se activa más ante los estímulos displacenteros (27).

Hallazgos de Biología Molecular
Se ha evidenciado que la respuesta del AMP cíclico unido a proteínas y su interacción con el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) son elementos esenciales en la transducción de las señales en las redes neurales, importantes para la resiliencia celular y la neuroplasticidad. Ambos juegan un rol decisivo en el concepto de alteración de la neuroplasticidad en la depresión mayor. El aumento del AMP en los linfocitos T se halla significativamente asociado a la mejoría clínica de los pacientes deprimidos tratados con antidepresivos. En un estudio (28), los autores se focalizaron en los pacientes tratados solamente con psicoterapia interpersonal dos veces por semana. Concluyeron que el rápido aumento de monofosfato en los linfocitos estaba relacionado a la respuesta al tratamiento psicoterapéutico y no era dependiente de las intervenciones farmacológicas o de los niveles plasmáticos de BDNF.

Por imagenología funcional se han demostrado correlatos neurales de algunos trastornos psiquiátricos. Resumiendo expondríamos:
• Trastornos de Ansiedad: hiperactividad de estructuras paralímbicas: la amígdala.
• Trastorno Obsesivo Compulsivo: hiperactividad funcional en la cabeza del núcleo caudado (sobre todo derecho).
• Depresión: Hipoactividad en cortex prefrontal y cortex cingulado subgenual.
• Esquizofrenia: Hipoactividad en cortex prefrontal dorsolateral.
• Trastornos Antisociales: Hipoactividad en cortex orbitofrontal.
Se ha evidenciado que muchas de estas alteraciones mejoran, o incluso revierten totalmente luego de luego del tratamiento exitoso.
La imagenología funcional cerebral puede mostrarnos los cambios que se producen en el cerebro a través de la psicoterapia, y, aunque no sea necesaria la imagenología cerebral para demostrar que una psicoterapia ha sido exitosa, esta técnica podrá decirnos decirnos a través de qué mecanismos cerebrales se alcanzó este éxito (29).
Conclusiones
• Los hallazgos imagenológicos y moleculares modernos confirman las hipótesis clínicas de Freud con respecto a la compulsión a la repetición.
• Las memorias emocionales traumáticas reprimidas se codifican en el amígdala, e inconscientemente se reactúan, especialmente en la transferencia.
• El trabajo analítico del trauma emocional convierte estas memorias implícitas en explícitas y las expone al juicio adulto.
• Cuando el terapeuta crea una condición de la seguridad, las viejas memorias son reexperienciadas.
• Las memorias ahora se experimentan como no amenazadoras, calmando así la excitación de la amígdala y disminuyendo su actividad.
• Este proceso es lento y puede explicar la necesidad de trabajar en varias sesiones sobre las viejas relaciones conflictivas que habían amenazado la seguridad y la supervivencia.
• Las técnicas de proyección de imagen permiten evaluar científicamente los resultados de la terapia, midiendo los cambios reales del cerebro.
• Estamos en el umbral de establecer un psicoanálisis científico, pues la investigación empírica está proveyendo los datos que integran la mente y el cerebro.
• Las técnicas de proyección de imagen proveen importantes herramientas para desarrollar una base empírica para la teoría y el tratamiento psicoanalíticos.
• Estas técnicas no estaban disponibles para Freud al final del siglo pasado. En el nuevo milenio, el sueño de Freud de un psicoanálisis con fundamentación científica firme se está convirtiendo en una realidad (30).

Luego de estas reflexiones, no podemos dejar de mencionar algunos de los enormes aciertos, o genialidades de Freud:
Advirtió que los estímulos sensoriales subliminales o inconscientes podían afectar el proceso analítico, por eso colocó al paciente en el diván sin poder ver las expresiones faciales del analista y enseñó a mantener un silencio reflexivo con “atención flotante” modulando la voz. Estas instrucciones brindan una sensación de seguridad en el paciente, disminuye el sentimiento de amenaza exterior para la supervivencia, y así reducen la activación de la amígdala. El paciente disminuye la vigilancia y atenúa sus defensas. Esto permite la aparición del material inconsciente que se puede trabajar a través de la palabra y rectificar por memoria explícita.
Descubrió la compulsión a la repetición, y cómo las relaciones traumáticas y conflictivas reprimidas eran actuadas inconscientemente en la transferencia. Por eso consideraba que el foco del análisis debe estar en analizar la relación de la transferencia.
Anunció que muchas de nuestras percepciones no llegaban nunca a la conciencia. Esto se ha constatado modernamente (relé talámico).
También efectuó advertencias premonitorias a la luz de los conocimientos actuales:
“… debe recordarse que todas nuestras provisionalidades psicológicas deberán asentarse alguna vez en el terreno de los sustratos orgánicos.” (31).
“La biología es verdaderamente un reino de posibilidades ilimitadas; tenemos que esperar de ella los esclarecimientos más sorprendentes y no podemos predecir las respuestas que decenios más adelante dará a los interrogantes que le planteamos”. (32).
Sin embargo, Freud tenía muy claro que estos “asentamientos” en los sustratos orgánicos se debían concebir como alteraciones dinámicas, de las funciones, de las conexiones, y distribuidos entre los elementos anatómicos orgánicos del cerebro y no localizados dentro de centros cerebrales orgánicos determinados. se refería a alteraciones dinámicas, funcionales, físico-químico-funcionales y no anatómicas específicas, alteraciones dinámicas de funciones y no anatómicas de centros o áreas concretas, tal como la tecnología moderna ha demostrado.
PRUEBAS DE NEUROIMAGEN NACIONALES
Hospital de Clínicas Dr. Manuel Quintela
A continuación se muestran SPECTS de 4 pacientes portadores de Trastorno Depresivo Mayor antes y después del tratamiento (Psicoterapia Orientación Analítica y tratamiento Farmacológico.


BIBLIOGRAFÍA

1. Skolnick, D: (2008) The Seductive Allure of Neuroscience Explanations J of C N 20:3 470-77.
2. Bion W.R. Una teoría del pensamiento. en: Bion W. Volviendo a pensar. Horme. Bs. aires. 4ª Ed. 1990. pp. 155-157.
3. Iversen S, Krupfermann I, Kandel E: Estados emocionales y sentimientos. en: En: Kandel E, Schwartz J, Jessell Th. Principios de neurociencia. 4ª Ed. Mc Graw Hill. Madrid. 2000. pp. 982-997
4. Freud S. 23ª Conferencia. Los caminos de la formación del síntoma. Obras Completas. Amorrortu ed. Vol. XVI. pp 326-343.
5. Kandel E, Schwartz J, Jessell Th. Desarrollo del Sistema Nervioso. En: Kandel E, Schwartz J, Jessell Th. Principios de neurociencia. 4ª Ed. Mc Graw Hill. Madrid. 2000. pp. 1015-1062.
6. Kandel E. Psiquiatría, Psicoanálisis y la Nueva Biología de la Mente. Ars. Médica. Barcelona 2007. pp.44
7. Hariri AR, Mattay VS, Tessitore A. Serotonin transporter genetic variation and the response of the human amygdala. Science. 2002 Jul 19;297(5580):319.
8. Harlow, H: (1965) Total isolation in monkeys Proc Natl Acad Sci 54:90-97
9. Freud S. Obras Completas. Amorrortu ed. Bs. Aires 1991. Vol. I. pp. 190
10. Freud S. Obras Completas. Amorrortu ed. Bs. Aires 1991. Vol. I. pp. 340
11. Ventura R, Mangone C, Fuentes P. El lóbulo frontal y su rol en la memoria. En: Ventura R. Avances en Neuropsiquiatría. Artecolor. Montevideo. Vol. 1. pp.85-130.
12. Kaplan Solms K, Solms M. Estudios clínicos en Neuropsicoanálisis. FCE. Bogotá. 2000.
13. Damasio A. El error de Descartes. Crítica. Barcelona. 2003.
14. Bocchino S. Grupo Interdisciplinario para el Estudio del Lóbulo Frontal (GIELF). Sociedad Uruguaya de Neuropsiquiatría.
15. Pally, R. Emotional Processing; The mind-body connection. Intern. J. Psychoanalysis, (1998) 79 (2), 349-362.
16. Hubel D, Wiesel T, LeVay S. Plasticity of ocular dominance columns in monkeystriate cortex. Philos TransR Soc. Lond B Biol Sci 278:377-409.1977.
17. Whitehead C. Mirror Neurons, the Self, and Culture: An Essay in Neo-Psychoanalysis. Journal of The American Academy of Psychoanalysis and Dynamic Psychiatry, 37(4) 701–711, 2009
18. Blakemore, S.-J., Decety, J. (2001). From the perception of action to the understanding of intention. Nature Reviews: Neuroscience, 2 , 561-567.
19. Solms M, Turnbull O. El yo y la neurobiología de la “cura de conversación”. En Sloms M, Turnbull O. El cerebro y el mundo interior. FCE. 1ª reimpr. Méjico. 2005. pp. 275-291
20. Winnicott D. Preocupación Maternal Primaria (1956). En: Winnicott Escritos de Pediatría y Psicoanálisis. Ed. Laia. Barcelona. 1958. pp. 405-412.
21. Bion W.R Una teoría del pensamiento. En: Bion W.R. Volviendo a pensar. Horme. Paidós. Buenos Aires. 4ª ed 1990. pp. 151-164.
22. Bion W.R. El vínculo “C”. En: Bion W.R. Aprendiendo de la experiencia. Paidós. 2ª reimp. Méjico.1991. pp.121-126.
23. Sánchez Hita, I. Aperturas Psicoanalíticas Nº 025. By Giacimo Rizzolati,Leonardo Fogassi and Vittorio Gallese. Scientific American, Volume 295. Number 5, p. 30. November 2006.
24. Beauregard M. Courtemanche J. Paquette V, St-Pierre E.The neural basis of unconditional love. Psichiatry Res. 2009 May 15;172(2):93-8.
25. Bartels A, Zeki S. The neural basis of romantic love. Neuroreport. 2000 Nov 27;11(17):3829-34.
26. Bleichmar H. Aperturas Psicoanalíticas. 2005.
27. Bleichmar, H. Diferencias de localización hemisférica entre estímulos displacenteros conscientes e inconscientes, y entre estímulos placenteros y displacenteros. Aperturas Psicoanalíticas. 2003.
28. Jakob M. Koch, Dunja Hinze-Selch, Karoline Stingele. Psychother Psychosom/ 2009;78:187-192
29. Linden DE. Brain imaging and psychotherapy: methodological considerations and practical implications. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 2008 Nov;258 Suppl 5:71-5.
30. Slipp S. Subliminal stimulation research and its implications for psychoanalytic theory and treatment. J Am Acad Psychoanal. 2000 Summer;28(2):305-20.
31. Freud, S. Introducción del Narcisismo (1914). Amorrortu edit. vol XIV. Bs. Aires. p. 76
32. Freud, S. Más allá del principio del placer (1920). Amorrortu edit. vol. XVIII. Bs. Aires. p. 58.


Última edición por Espiritu Inquieto el Jue Nov 04, 2010 8:48 pm, editado 1 vez en total
/titulo en minusculas


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Mié Sep 15, 2010 3:27 pm 
Desconectado
Sensei de la mente
Avatar de Usuario

Mensajes: 3312
Cursando: Ya pueden arder todos en el infierno
Universidad: UBA
Parece interesante. es bastante largo así q me lo debo para después de los parciles.


:off: Fuiste al congreso, no? cómo estuvo? yo estaba entre ir ese y al de neuropsicología de noviembre... al final me anoté en este último.

_________________
ex-Moderadora totalitaria


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Mié Sep 15, 2010 3:34 pm 
Desconectado
Sensei de la mente
Avatar de Usuario

Mensajes: 3456
Cursando: Graduado
Universidad: UBA
La otra vez vi un documental muy interesante (y enfermo), donde a una mina que andaba siempre deprimida, le ponían unos electrodos en el cerebro, estimulando la zona del buen humor, entonces, después, estaba siempre sonriente. Groso... aunque me hizo acordar al capítulo de Ren & Stimpy que cantan "Feliz Feliz Alegre Alegre", con Ren y su cazco de felicidad:D

_________________
"Hay dos panes. Usted se come dos. Yo ninguno. Consumo promedio: un pan por persona." -Nicanor Parra-

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Mié Sep 15, 2010 11:54 pm 
Desconectado
Descubridor de los Procesos Invisibles
Avatar de Usuario

Mensajes: 1220
Cursando: Graduada
Universidad: UBA
a mi me parece interesante incursionar en este tema, a ver q sale digamos.
igual justo lo comente a los profs de neuro (estoy en la catedra) y me dijeron q al menos lo q ellos conociany leyeron (de forma individiual) era cualquiera y hasta un reduccionismo de los conceptos psa.... asi q no se....


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Mar Sep 21, 2010 9:59 pm 
Desconectado
Manipulador de las mentes
Avatar de Usuario

Mensajes: 678
Universidad: UBA
Muy buen topic, hay trabajos interesantísimos que unifican ambas miradas. Libro recomendado: "A cada cual su cerebro" de Magistreti.


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Mié Sep 22, 2010 10:31 pm 
Desconectado
Manipulador de las mentes
Avatar de Usuario

Mensajes: 678
Universidad: UBA
Mmm, hago doble posteo, espero que no esté penado :P

Otro trabajillo interesante sobre el tema:

http://www.aperturas.org/articulos.php? ... -el-psic...


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Mié Sep 22, 2010 10:38 pm 
Desconectado
Descubridor de los Procesos Invisibles
Avatar de Usuario

Mensajes: 1109
Cursando: LICENCIADO
Universidad: Secta de la EOL
Gracias por la data... voy a estar leyendo...


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Mié Sep 22, 2010 11:49 pm 
Desconectado
Alumno de Freud
Avatar de Usuario

Mensajes: 141
Cursando: Freud (Delgado); Genética (Wolman); Biología.
Universidad: UBA querida.
Tengo entendido que está muy bueno el proyecto como idea, pero tengo la sensación (o una vaga deducción) de que los conceptos pilares del psicoanálisis no son compatibles con los paradigmas Neurocientíficos, a tal punto de que algunos se contradicen directamente. Que un Neuropsicoanálisis sería más neuro que psicoanálisis.
Espero equivocarme :)

Saludos!

_________________
Emancipate yourselves from mental slavery; None but ourselves can free our minds.

Emancípense de la esclavitud mental; Ninguno pero nosotros podemos liberar nuestras mentes.


Bob Marley - Redemption Song.

Revista Psiencia: http://www.psiencia.org


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Vie Sep 24, 2010 3:56 pm 
Desconectado
Descubridor de los Procesos Invisibles
Avatar de Usuario

Mensajes: 1109
Cursando: LICENCIADO
Universidad: Secta de la EOL
Quaco... el neuropsicoanálisis también se encarga de refutar ideas... no sólo de darles sustento. Decir hoy que la amnesia infantil se debe a la represión de deseos sexuales, es una barrabasada para un científico, sabiendo que el cerebro en esas épocas todavía está en pleno desarrollo.


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Vie Sep 24, 2010 4:58 pm 
Desconectado
Alumno de Freud
Avatar de Usuario

Mensajes: 141
Cursando: Freud (Delgado); Genética (Wolman); Biología.
Universidad: UBA querida.
Si se refuta que la amnesia infantil se debe a la represión de deseos sexuales edípicos, entonces ¿Cuánto falta para que se desmorone el psicoanálisis?. Esa argumentación que das para el refute de esa idea psicoanalítica está en otro plano: un psicoanalista podría tranquilamente contraargumentar el tuyo sin la necesidad de visitar a un neurólogo.
Me parece que las dos ideas deben estar en el mismo orden para poder relacionarse o refutarse. ¿Cómo refutar una hipótesis auto-inmune?
Basicamente en ciencia se trata de darle un formato universal y factible de ser falsado a las ideas (o hipótesis) que se manipulan, con el fin de poder contrastarse. Tengo la sensación de que, por ejemplo, la "represión primaria", el "inconsciente" o "el ombligo del sueño" no poseen un caracter falsable.

Saludos!

_________________
Emancipate yourselves from mental slavery; None but ourselves can free our minds.

Emancípense de la esclavitud mental; Ninguno pero nosotros podemos liberar nuestras mentes.


Bob Marley - Redemption Song.

Revista Psiencia: http://www.psiencia.org


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Vie Sep 24, 2010 8:16 pm 
Desconectado
Manipulador de las mentes
Avatar de Usuario

Mensajes: 594
Universidad: UBA
una cosa es el olvido por amnesia debido al mecanismo de defensa de la represión, y otra por daños cerebrales en el hipocampo, por ej.
está bien q tengas esas sensaciones, pero no son incompatibles ambas teorías. dos ideas pueden estar en 2 caminos diferentes y convivir, no hace falta q se refuten por hablar de lo mismo.

_________________
'Los sonidos (phone) son símbolos (sumbola) de las afecciones del alma (Pathémata), y las letras
(graphe) son símbolos de los sonidos articulados'


[Aristóteles]

Ex-nick: Andrea Victoria


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Vie Sep 24, 2010 8:34 pm 
Desconectado
Soy uno con el Universo
Avatar de Usuario

Mensajes: 5903
Universidad: UBA
Andrea Victoria escribió:
una cosa es el olvido por amnesia debido al mecanismo de defensa de la represión, y otra por daños cerebrales en el hipocampo, por ej.
está bien q tengas esas sensaciones, pero no son incompatibles ambas teorías. dos ideas pueden estar en 2 caminos diferentes y convivir, no hace falta q se refuten por hablar de lo mismo.

Una cosa es contrastar la teoría de la represión con la de que los daños en el hipocampo causan amnesia y decir que son cosas compatibles; y otra cosa es tratar de conciliar la teoría de la represión con teorías que dicen que el desarrollo del cerebro del infante no permite crear memórias autobiográficas de largo plazo dado que el hipocampo y la corteza prefrontal, importantes para la memoria, no se desarollan como estructuras maduras hasta la edad de tres o cuatro años.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Vie Sep 24, 2010 8:39 pm 
Desconectado
Manipulador de las mentes
Avatar de Usuario

Mensajes: 594
Universidad: UBA
lo dijiste más lindito

_________________
'Los sonidos (phone) son símbolos (sumbola) de las afecciones del alma (Pathémata), y las letras
(graphe) son símbolos de los sonidos articulados'


[Aristóteles]

Ex-nick: Andrea Victoria


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Lun Nov 26, 2018 9:51 pm 
Desconectado
Alumno de Stamateas

Mensajes: 6
Cursando: Psicopedagogia
Universidad: UCAB
Muchas gracias por el artículo y las recomendaciones! COn respecto al Power Point, de casualidad aún tienes el archivo? Alguna vez has utilizado alguna plantilla para ello? Lo digo porque yo puedo ayudara renovarla y buscar una buena plantilla en internet como las de http://www.plantillaspowerpoint.online/


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 14 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC - 3 horas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë