Bienvenido a Psi-Foros

:awe: Cruzada solidaria: postea tu recomendacion de profesor / catedra / practica, y te regalamos un abrazo psicoanalitico :awe:

Encuesta: ¿Por que no posteas en el foro?

Encontranos tambien en
ImagenImagen
Imagen

Recorda que para habilitar el buscador del foro debes ingresar con tu usuario.

Fecha actual Mar Sep 25, 2018 6:49 am

Todos los horarios son UTC - 3 horas








Nuevo tema Responder al tema  [ 8 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Lun Dic 19, 2011 9:34 pm 
Desconectado
Soy uno con el Universo
Avatar de Usuario

Mensajes: 6262
Cursando: Licenciado!!!
Universidad: bUBAloo
Bruub! Estoy leyendo el texto de "Los psicoanalistas y los epicureos". Va por buen camino, ¿pero porque insiste el bueno de Bueno en decir que Freud exige el titulo de medico a los analistas?¿No leyo acaso "Analisis profano", tambien conocido como "¿Pueden los legos ejercer el analisis?" Claramente ahi Freud no dice eso. Sabras tambien que Lacan hace una relacion con los estoicos por el significante tambien y su materialidad. Y sabras tambien del dispositivo del pase. Me pregunto si Bueno sabra todo eso, veo que le interesa bastante analizar la practica a partir de la organizacion institucional de la misma.

_________________
"Si la gente apostara a la razón, los filósofos seríamos millonarios"(Antonin!!)
"Ningun usuario preso por postear!!"


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Lun Dic 19, 2011 10:25 pm 
Desconectado
Descubridor de los Procesos Invisibles
Avatar de Usuario

Mensajes: 1387
Cursando: Materia general
Universidad: Ninguna
Deyvid escribió:
Bruub! Estoy leyendo el texto de "Los psicoanalistas y los epicureos".

Yo comencé las 2 primeras páginas hace unos meses y ahí lo dejé; lo tengo pendiente; a ver si mañana le echo un vistazo.
Deyvid escribió:
¿porque insiste el bueno de Bueno en decir que Freud exige el titulo de medico a los analistas? ¿No leyo acaso "Analisis profano", tambien conocido como "¿Pueden los legos ejercer el analisis?" Claramente ahi Freud no dice eso.

Se le habrá pasado por alto; no está en todo el pobre.
Creo que en Sobre la enseñanza del psicoanálisis en la universidad también decía Freud que era prescindible la enseñanza universitaria para el psicoanalista. Además, hablaba de formar a los futuros psicoanalistas en múltiples disciplinas.
Sobre la enseñanza del psicoanálisis en la universidad (1918) escribió:
c) Al investigar los procesos psíquicos y las funciones mentales el psicoanálisis se ajusta a un método particular, cuya aplicación en modo alguno está limitada al campo de las funciones psíquicas patológicas, sino que también concierne a la resolución de problemas artísticos, filosóficos o religiosos, suministrando en tal sentido múltiples enfoques nuevos y revelaciones de importancia para la historia de la literatura, la mitología, la historia de las culturas y la filosofía de las religiones. Por consiguiente, dicho curso general habría de ser accesible asimismo a los estudiantes de estas ramas de la ciencia. Es evidente que la estimulación de aquéllas por las ideas analíticas contribuirá a crear, en el sentido de la universitas literarum, una unión más estrecha entre la ciencia médica y las ramas del saber que corresponden al ámbito de la filosofía.

También se refiere a que a los psiquiatras les convendría estudiar psa, más que viceversa:
Sobre la enseñanza del psicoanálisis en la universidad (1918) escribió:
En la medida de mis informaciones, en Estados Unidos ya se ha reconocido que el psicoanálisis -primer ensayo de psicología profunda- aborda con éxito dicho sector aún irresuelto de la psiquiatría. Por consiguiente, en muchas escuelas médicas de dicho país díctanse cursos de psicoanálisis como introducción a la psiquiatría.
La enseñanza del psicoanálisis habría de desarrollarse en dos etapas: un curso elemental, destinado a todos los estudiantes de medicina, y un ciclo de conferencias especializadas, para médicos psiquiatras.


Deyvid escribió:
Sabras tambien que Lacan hace una relacion con los estoicos por el significante tambien y su materialidad.

No sabía. Tengo desatendido a Lacan. La verdad es que me gustaría hacer una mediación entre Lacan y todo lo neuro a través de Gustavo Bueno. Pero de momento creo que no voy a poder. En todo caso, la huella de Lacan será indeleble y creo que hay que rescatarle de las profundidades en condiciones.
Deyvid escribió:
Y sabras tambien del dispositivo del pase. Me pregunto si Bueno sabra todo eso, veo que le interesa bastante analizar la practica a partir de la organizacion institucional de la misma.

Pues entre los seguidores del materialismo buenista sé de 2 que tienen, al parecer, bastante idea de Lacan: Alberto Hidalgo Tuñón, Pelayo Pérez (que no es filósofo, tiende más a la poesía creo).
Luego Gustavo Bueno lo menciona en alguno de sus libros, pero nunca entra a discutir más que de su estructuralismo y poco más.
También está Ricardo Sánchez Ortiz de Urbina, que también debe de tener cierta idea de Lacan.
Pero me da que en general no le han prestado casi atención, más que someramente en lo esencial; ya que Alberto Hidalgo y Pelayo Pérez son exponentes moderados del materialismo de Gustavo Bueno.
Deyvid escribió:
veo que le interesa bastante analizar la practica a partir de la organizacion institucional de la misma.

Absolutamente, y por ahí creo que se le puede calzar con Lacan, ya que, quizá sin saberlo, Lacan no dejó de "operar" con cuestiones institucionales, en sentido del MF.
http://symploke.trujaman.org/index.php? ... tituci%F3n
Deyvid escribió:
Y sabras tambien del dispositivo del pase.

Sí, esto es interesante; por ahí se podría hilar algún significado para el concepto de institución yoica.

_________________
"Lo paratético da rodeos sobre lo apotético (“ir más allá”). Mi aparato fonador habla de lo apotético"...


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Lun Dic 19, 2011 11:24 pm 
Desconectado
Soy uno con el Universo
Avatar de Usuario

Mensajes: 6262
Cursando: Licenciado!!!
Universidad: bUBAloo
Esta interesante che! Ahora cuando lo termine te digo lo que me parecio.
Te mencione lo del pase de Lacan no tanto para desarrollar una teoria institucional en sentido antropologico (que es la via de Bueno) sino para contraponer aquella forma que parece resolver, al menos en el psicoanalisis argentino de orientacion lacaniana, justamente el punto de partida del texto de Bueno. Como lo llama él: proceso de colegiación. O de como volverse analista. Pasa que esto en Lacan esta tan atado a la incesante repeticion de la barra y la falta del Otro (en tanto falta de garante institucional que pueda cobijar a los analistas) que leer un intento antropologico al respecto no puede menos que entusiasmar.

_________________
"Si la gente apostara a la razón, los filósofos seríamos millonarios"(Antonin!!)
"Ningun usuario preso por postear!!"


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Mar Dic 20, 2011 4:21 pm 
Desconectado
Soy uno con el Universo
Avatar de Usuario

Mensajes: 6262
Cursando: Licenciado!!!
Universidad: bUBAloo
Muy buen trabajo la verdad. Gracias por haberlo dejado en el foro :V: Tiene analisis y desarrollos muy fructiferos. Que el psicoanalisis es una practica "intrínsecamente privada" ya lo habia planteado hace un tiempo en algun que otro thread de hecho. Y que la politica social se encuentra bajo el "tonico de neutralidad de Freud" tambien. De hecho, creo que este tipo de analisis son los que dejan mas desnudo, descubierto e inerme al psicoanalisis. Los que lo recorren en busqueda de un patron cientifico ya han sido maniatados y dejados de lado hace tiempo gracias a esa cantinela. De hecho, de esta relacion entre los estoicos y el psicoanalisis debe nacer esa terapeutica filosofica que a veces aparece en algun que otro aviso, a la par misma de un ofrecimiento analitico. Salvacion del alma, busqueda de la verdad... arte de vivir. El conocido techne tou biou que tanto le intereso a Foucault incluso por la misma epoca del escrito de Bueno. Parece que existio cierta necesidad en traer a todos ellos a la actualidad. Parece que el presente la da una oportunidad a los griegos de hace tantísimos años. Como si los interrogásemos hoy para obtener algo que no podemos intuir nosotros pero que precisamos.

Me gustaria rescatar de sobremanera el concepto psicoanalitico de represion. Si te fijas como Bueno fue consultandolo a lo largo de su desarrollo notaras como quiere ir mas lejos pero tiene cierto temor de no llevarlo con él. Como si no pudieramos hablar de psicoanalisis si no es con la represion. Y me parece fundamental ese punto por cuanto se pueden unir dos aspectos una vez que se lee todo el articulo.

Primero ubica la represion como fundamento principal del principio de personalizacion. Netamente freudiano. El individuo es reprimido por la cultura y partir de ahi el resto no articulado pugnara por satisfacerse via los sintomas. Ahora, vos fijate el costo de ese esquema. El precio a pagar por servirse del concepto de represion no es mas que el que luego Bueno menciona sin darse cuenta. Cuando dice ciertamente al pasar que la "libido es alimentada por otros competidores". Es un ejemplo. O cuando habla de que "via exclusion" nuestro proyecto vital debera ser construido. El dice ahi que uno se encuentra con miles de proyectos, entonces debe excluir algunos y quedarse con los que considere propios. Las palabras no son inocentes ni azarosas. Menos aun si de un analisis institucional de esta envergadura se pretende. ¿Les parece casual que lo que comenzo como una represion del individio en favor de la "Cultura", en aquella pelea entre egoismos individuales por vencer en una competencia, termine en el self-made-man, en los "individuos flotantes", en la "naturaleza intrinseca privada", en el caracter extra-estatal, en la salvacion individual?¿Les parece casual acaso que termine siendo profundamente liberal el psicoanalisis?

Foucault tenia sus razones para desprenderse del esquema de la represion. No hablaba esencialmente de la -represion- freudiana, pero si se confrontaba con aquellos freudomarxistas. No le agradaba ni consideraba optimo para sus analisis dicho concepto. Yo creo que este camino que une el uso de la represion para con el liberalismo es netamente superior como argumento para escapar justamente de Freud. Se encuentra totalmente viciado pero no dejamos de apoyarnos en él al mismo tiempo. La idea de que el individuo es reprimido por la Cultura es perjudicial. Tiene sus consecuencias. En buena hora entonces que analisis como los de Bueno puedan dejarnos en un estado de reflexion al respecto.

Ediciooon importante. Encontre algo que ilustra mi punto. Vean esto, por ejemplo. Basta con unir psicoanalisis y liberalismo por google y ya aparece algo de esto: http://gzanotti.blogspot.com/2009/09/el ... e-las.html Noten la preocupacion que motiva a este señor en esta entrada.

_________________
"Si la gente apostara a la razón, los filósofos seríamos millonarios"(Antonin!!)
"Ningun usuario preso por postear!!"


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Jue Dic 22, 2011 8:31 am 
Desconectado
Descubridor de los Procesos Invisibles
Avatar de Usuario

Mensajes: 1387
Cursando: Materia general
Universidad: Ninguna
Deyvid escribió:
De hecho, de esta relacion entre los estoicos y el psicoanalisis debe nacer esa terapeutica filosofica que a veces aparece en algun que otro aviso, a la par misma de un ofrecimiento analitico.

Se trata de los epicúreos, no de los estoicos. Pero Bueno no entra a interpretar la doctrina psicoanalítica. Solo intenta plantear los lineamientos de la escuela psicoanalítica en función de la definición que da de hetería soteriológica.
¿Qué ejemplos podrías dar de esas terapéuticas filosóficas? ¿El existencialismo quizás? La pregunta es si se trataría también de heterías soteriológicas y en qué medida.
En mi opinión lo interesante del artículo, en principio, debe verse desde lo fructífero que pueda ser, para un análisis filosófico-antropológico, el género de relaciones antropológicas que puedan darse en una hetería soteriológica, sus concreciones en cada caso.
Deyvid escribió:
Salvacion del alma, busqueda de la verdad... arte de vivir. El conocido techne tou biou que tanto le intereso a Foucault incluso por la misma epoca del escrito de Bueno. Parece que existio cierta necesidad en traer a todos ellos a la actualidad. Parece que el presente la da una oportunidad a los griegos de hace tantísimos años. Como si los interrogásemos hoy para obtener algo que no podemos intuir nosotros pero que precisamos.

No estoy muy puesto con el concepto de Foucault, pero me parece que él lo recogió para operar con él, para darle una salida; Bueno opera con ideas para darlas un lugar preciso en su espacio antropológico correspondiente. Bueno rescata a los griegos más bien debido a que con los griegos ya se delinearon las formas de la racionalidad que se han ido dando hasta la actualidad; anteriormente a los griegos estas líneas de racionalidad estaban explícitamente inexploradas (por ejemplo, no se decantó la idea de Dios hastga Aristóteles). Lo cual no quiere decir que Bueno busque en los griegos algún tipo de panacea de comprensión soteriológica precisamente, como me da la sensación que pudiera ser el caso del rebelde Foucault. Bueno ya tiene su sistema montado y solo le queda hacer analogías, etc. Nada de rescatar viejas concepciones que nos puedan sacar de anquilosamientos presentes, sino que intenta entender la clave racional que se da en las instituciones ya sea del pasadoo lejano o del próximo.
Deyvid escribió:
Me gustaria rescatar de sobremanera el concepto psicoanalitico de represion. Si te fijas como Bueno fue consultandolo a lo largo de su desarrollo notaras como quiere ir mas lejos pero tiene cierto temor de no llevarlo con él. Como si no pudieramos hablar de psicoanalisis si no es con la represion. Y me parece fundamental ese punto por cuanto se pueden unir dos aspectos una vez que se lee todo el articulo.

No sé si te he entendido. Pero creo que Bueno no deja de lado la represión porque esta misma forma parte del acervo de mecanismos de adaptación (adaptación de los automatismos del individuo a la norma moral) que constituye al individuo como persona moral. El individuo modelado por la represión y otros mecanismos, se constituye así como persona. Pero esto se da en cualquier tipo de moral, debe de tratarse de un mecanismo universal de la formación de la conducta moral.
Deyvid escribió:
Primero ubica la represion como fundamento principal del principio de personalizacion. Netamente freudiano.

Más bien diríamos lo contrario; Freud sería brutamente materialista filosófico. O mejor, Freud sería un caso particular de esta tesis del materialismo filosófico.
Solo que Freud entiende a la represión como un método de personalización, pero a la vez, como Epicuro, como una alienación (despersonalización) del individuo, ya que parte de un pansexualismo primigenio (monismo) del que no parte el materialismo filosófico (trinitarismo).
Deyvid escribió:
El individuo es reprimido por la cultura y partir de ahi el resto no articulado pugnara por satisfacerse via los sintomas. Ahora, vos fijate el costo de ese esquema. El precio a pagar por servirse del concepto de represion no es mas que el que luego Bueno menciona sin darse cuenta. Cuando dice ciertamente al pasar que la "libido es alimentada por otros competidores". Es un ejemplo. O cuando habla de que "via exclusion" nuestro proyecto vital debera ser construido. El dice ahi que uno se encuentra con miles de proyectos, entonces debe excluir algunos y quedarse con los que considere propios.

O sea, que Bueno, al servirse del término represión como método de personalización, de "culturación", lo paga no sé de qué manera (supongo que te refieres a ¿una contradicción?) cuando dice que lo que se reprimió vuelve a la luz a partir de la incongruencia (interferencia entre proyectos morales contrapuestos) del objetivo de la represión, es decir, de la propia cultura, enfrentada contra sí misma.
Y qué clase de precio está pagando ahí Bueno? Si el individuo se conforma por represión de su naturaleza primigenia (líbido), luego la persona conformada por unas determinadas pautas de represión puede encontrarse con una incongruencia (diversas líneas de represión confrontadas, diferentes morales) que desencadene una falla de la represión a partir de represiones que no son las que le conformaron a él, sino a otras individualidades libidinosas. Obviamente que el individuo en cauce de despersonalización deberá excluir las morales que se contrapongan a la que le conforma como persona, ya que sino se verá inmerso en una contradicción de la que solo podrá salir mediante la ruptura de la barrera represiva.
Deyvid escribió:
Las palabras no son inocentes ni azarosas.

No sé a qué misterioso sentido te puedas estar refiriendo.
Deyvid escribió:
Menos aun si de un analisis institucional de esta envergadura se pretende. ¿Les parece casual que lo que comenzo como una represion del individio en favor de la "Cultura", en aquella pelea entre egoismos individuales por vencer en una competencia, termine en el self-made-man, en los "individuos flotantes", en la "naturaleza intrinseca privada", en el caracter extra-estatal, en la salvacion individual?¿Les parece casual acaso que termine siendo profundamente liberal el psicoanalisis?

No veo misterio ni palabras con semblante azaroso por aquí. Es lo que lleva diciendo el artículo desde el principio; pero sin hablar concretamente del liberalismo, lo cual sería reducir extremadamente el asunto. Se habla de la confluencia de múltiples modelos morales por así decir, no del liberalismo, el cual asocio al self-made-man.
Pero es que además estás igualando el self-made-man y los individuos flotante a la naturaleza privada; y no se trata de eso. Es la escuela psicoanalítica la privada, no el individuo flotante, aunque también pueda serlo en el caso del self-made-man. De hecho Bueno habla de que no es en las sociedades no-públicas, sino en las que confluyen ortogramas morales incompatibles, en las que se dan los individuos flotantes. Por tanto, en la URSS, si no se dieron tantos individuos flotantes no es porque fuera o no un imperio público o privado, sino porque sus individuos estaban retenidos por cierta tradición que no se vio en peligro por ninguna confluencia cultural ni nada por el estilo.
Creo que estás igualando liberalismo a institución privada. Y esto no es en absoluto así. Es el psicoanálisis el ente privado (que no liberal), y no la cultura correspondiente.
Por ello, una cultura "liberal" (cosa que se podría matizar... y mucho: http://www.nodulo.org/ec/2011/n117p14.htm y http://www.nodulo.org/ec/2011/n116p14.htm) o mejor dicho, cosmopolita, puede dar lugar al surgimiento de heterías soteriológicas que no tienen función pública, sino privada.
Por ejemplo, en la cultura del self-made la competición crea incongruencias morales que conducen a la persona a que su barrera represiva ceda y surga el individuo flotante; pero esto no es patrimonio exclusivo de la cultura del self-made, por supuesto.
Deyvid escribió:
Yo creo que este camino que une el uso de la represion para con el liberalismo es netamente superior como argumento para escapar justamente de Freud. Se encuentra totalmente viciado pero no dejamos de apoyarnos en él al mismo tiempo.

¿Escapar de Freud? ¿Quién tiene que escapar de Freud? ¿sus hijos, Lacan, tú? ¿De Freud en general o de su concepto de represión? ¿O es que le das al término un sentido unívoco e indisociable de la teoría freudiana? Creo que el único modo que tengo para no perder la cabeza es teniendo en cuenta esta última pregunta.
Deyvid escribió:
La idea de que el individuo es reprimido por la Cultura es perjudicial. Tiene sus consecuencias. En buena hora entonces que analisis como los de Bueno puedan dejarnos en un estado de reflexion al respecto.

No debe estar bien armada la frase. O sí.
Interpretación 1: Según esta interpretación de tu frase (implícita en este párrafo), yo opino que lo que es perjudicial es pensar en la represión como algo perjudicial (de lo que se desprendería ese juicio que haces sobre la idea que mencionas: si tal idea es perjudicial es porque Cultura no reprime, ya que si lo hiciera, haría algo perjudicial: reprimir). La represión sería un simple mecanismo antropo-lógico para que un niño no se comiera su propia caca o no matara a su hermano para chupar de la teta de su madre; ¿qué habría de perjudicial en ello, si precisamente es la única forma para que se formen personas? (Personas solo para las cuales el término perjudicial podrá significar algo).
Interpretación 2: O quizás quisieras decir que hay una idea que es esta: "que el individuo es [sea] reprimido por la Cultura es perjudicial". Idea que no pertenece ni a Freud ni a Bueno.


EL PSICOANÁLISIS Y LA DIFUSIÓN DE LAS IDEAS LIBERALES escribió:
No nos preocupemos tanto, por ende, de “difundir al liberalismo entre las masas”. Ellas quieren psicológicamente un padre, y nosotros hablamos precisamente en contra del estado paternalista. Ocupémonos más de toda buena persona, con buenos ideales, que tenga buenas dotes comunicativas y que tiene la valentía de entrar en la arena política concreta. A él sí, toda nuestra racionalidad. Y si tiene éxito, él sabrá hacer un tratamiento social a las masas, a sus pacientes, para que, finalmente, puedan ser adultos y salgan de sus fijaciones infantiles. El horizonte cultural estará entonces preparado para una retirada del estado, pero no para siempre. Hay pensadores para los cuales la historia de la humanidad es la historia de la guerra; para otros, en cambio (Mises) la historia de la “Civilización” es la salida de la guerra. Progresaremos si estudiamos un poco más los delicados procesos que mueven a las masas hacia la destrucción (7), para trabajar más eficientemente en la delicada defensa de la paz y la libertad.

Así termina la entrada del blog que colgaste. Es muy hiriente leer estas líneas.
En fin; en efecto se puede ver cierta analogía con el psicoanálisis y con las heterías soteriológicas, en el sentido de su neutralidad política por ejemplo: los liberales están contra lo público (la escuela psicoanalítica no) pero son neutrales (la escuela psicoanalítica también) y dejan que sean ciertos individuos flotantes los que, por propia iniciativa y por sus dotes paternalistas (comunicativas, dice), recurran a la contraintuitiva razón liberal para que, apropiándose de la lógica transferencial (como buenos análogos del analista o de la figura paterna) reeduquen en la doctrina liberal a esos individuos flotantes incapaces que solo pueden salir del círculo transferencial mediante una dosis de transferencia liberal (aportada por el individuo flotante de sentido común que supo introyectar las enseñanzas de los referentes liberales de la Escuela Austriaca: ¿la de Freud o la de von Mises?).
Pero se trataría de una semejanza lejana, ya que estos sí que se dirigen al Estado, a lo político, y precisamente lo hace como anarquistas, para desmembrarlo. Las heterías no.

Deyvid escribió:
Encontre algo que ilustra mi punto. http://gzanotti.blogspot.com/2009/09/el ... e-las.html Noten la preocupacion que motiva a este señor en esta entrada.

No sé por qué ilustra tu punto. Qué punto? El de que el psa se relaciona con lo liberal? O lo que referías sobre la represión? No me entero.

_________________
"Lo paratético da rodeos sobre lo apotético (“ir más allá”). Mi aparato fonador habla de lo apotético"...


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Sab May 26, 2012 2:07 pm 
Desconectado
Descubridor de los Procesos Invisibles
Avatar de Usuario

Mensajes: 1387
Cursando: Materia general
Universidad: Ninguna
Texto publicado en 2004 en la revista El Catoblepas, por un argentino:
Gustavo Bueno vs. Sigmund Freud
Alejandro Miroli
Reproducimos este artículo, publicado originalmente en la revista Asterión XXI
(nº 3, agosto 2002), revisado por su autor para esta nueva edición



§ 0

De todas las recepciones críticas de la doctrina psicológica de Sigmund Freud, una de las mas originales y menos conocidas es la que propone Gustavo Bueno Martínez al aplicar a la psicología dinámica freudiana la categoría antropológica de hetería soteriológica.{1} Algunas de las notas de la crítica que ofrece Bueno tienen una dependencia directa de su concepción filosófica general, mientras que otras pueden tener una derivación fecunda, mas allá de ese marco; en esta comunicación mi interés es exponer una idea mínima del marco general del pensamiento de Gustavo Bueno (§1), presentar su concepción de la escuela freudiana como hetería soteriológica (§2) y por último ofrecer un balance crítico de tal propuesta (§3).

§ 1

Gustavo Bueno Martínez (1924) es uno de los filósofos españoles más idiosincrásicos y prolíficos desde los años 50{2}, y cabeza de la llamada escuela filosófica de Oviedo, que ha adherido y ha desarrollado algunas de las ideas centrales de su proyecto filosófico{3}.

El proyecto filosófico general de Gustavo Bueno es el desarrollo de una forma de materialismo filosófico que rescata y dialoga con la tradición de la filosofía académica occidental, y que se caracteriza por una serie de componentes:

Materialismo ontológico: supone una (M) materia ontológica general plural e innumerable donde se reconocen tres géneros de materialidad: (M1) primer género de materialidad o la materialidad corpórea del mundo físico exterior las cosas y el cuerpo humano, (M2) el segundo género de materialidad o la vida interior etológica, psicológica e histórica de origen supra individual y (M3) tercer género de materialidad o los objetos que resultan de operaciones de abstracción y sus propiedades o los formalismos, siendo la idea de materia ontológica la que organiza las relaciones entre estos géneros.
La tesis del cierre categorial intenta dar una filosofía materialista de las ciencias que considera a las ciencias efectivas como la razón misma de ciertos actores corpóreos que exhibe un cierto nivel de desarrollo en el que continúan operaciones anteriores de carácter artesanal; esas operaciones ahora llevadas a cabo sobre los materiales de trabajo de la disciplina y sobre el lenguaje o aparato conceptual tienen la forma de un cierre algebraico –i.e. el resultado de tales operaciones concretas que los cognoscentes humanos llevan a cabo en ese dominio ontológico permanece en el mismo de modo que generen en su interior nuevas determinaciones concretas, incluyendo las relaciones lógicas, las que se categorizarán con el aparato conceptual de la disciplina.{4}
Estos dos puntos se resumen en un análisis de las ciencias en tres niveles: 1. como determinaciones del espacio antropológico, i.e. como cierta producción de los mamíferos humanos operando en relaciones entre ellos mismos, y entre ellos y el entorno material y simbólico; 2. como operaciones gnoseológicas de cierre categorial de ciertas regiones ontológicas particulares; y 3. como symploké{5} de Ideas filosóficas que arman el conjunto de saberes y las redes entre los diversos cierres categoriales y la dimensión social y antropológica en la que se dan.
§ 2

El punto de partida de Gustavo Bueno es suponer que «...la doctrina psicoanalítica es una teoría que utilizando los modos estilísticos del razonamiento científico, no puede considerarse en modo alguno como una doctrina científica, categorialmente cerrada, sino mas bien como una dogmática escolástica, incluso una mitología [...] una doctrina racionalista pero no científica [que tiene] resultados terapéuticos muy satisfactorios » (PE,13). Así el problema que aborda Bueno es «¿cuál es la razón de la eficacia... [de] una mitología?» (PE, 13). Desechada la verdad o la referencia real –en términos del materialismo filosófico, la existencia de un conjunto de operaciones concretas sobre alguna ontología regional material– Bueno elige una tesis original: la eficacia causal del psicoanálisis están en la estructura institucional del movimiento psicoanalítico (PE, 13-14) dado que la doctrina psicoanalítica es una alegoría del movimiento y de la organización psicoanalítica (PE, 39{6}).

Es claro que Bueno necesita mostrar como una cierta organización humana puede tener efectos terapéuticos y puede condicionar el contenido de una doctrina, y precisamente Bueno puede sostener estas conclusiones sobre el movimiento psicoanalítico porque él propone considerarlo como una hetería soteriológica{7} (cf. PE, 21). Así pues la categoría antropológica de hetería soteriológica aparece como la Idea central del análisis gnoseológico que hace Gustavo Bueno del psicoanálisis.

La tarea central de dicha categoría aplicada a las formaciones institucionales del movimiento psicoanalítica –incluidas las formas de la práctica del psicoanálisis en la relación del psicoanalista y el psicoanalizado– es mostrar que «...algunos procesos de colegiación pueden aparecérsenos como determinaciones de procesos antropológicos más profundos.» (PE, 19). Bueno intenta precisar dicha noción a partir de una determinación de su campo semántico original. La palabra griega originalmente se empleaba como asociación política mas o menos secreta constituida con un fin preciso (cfr. Aristóteles, Política 1313b, Heródoto Historias, V, 71, Tucídides, Historia, VIII, 54). Pero una hetería no solo era una asociación política, sino que había heterías con carácter de asociaciones filosóficas fundadas en fines espirituales y caracterizadas por fuertes lazos afectivos entre sus miembros, en particular le interesas aquellas que puedan caracterizarse como organizadas en torno a la salvación o la felicidad (sotería). En principio por hetería soteriológica se entiende «...una asociación, cofradía, o colegio de individuos relacionados entre si... que asume la misión de salvar a los individuos –a quienes se supone extraviados a escala antropológica, de personalidad– de su entorno.» (PE, 21) siendo esta misión un conjunto de fines particulares de la corporación de miembros que adquieren un alto grado de entrenamiento en ellos (PE, 22). El contenido de ese objetivo soteriológico supone la formalidad misma de la individualidad personal. i.e. los aspectos y determinaciones de la individualidad que surgen cuando se interrumpe el proceso material de formación de la individualidad personal (PE, 22). En particular esa irrupción da origen a individuos flotantes i.e. aquellos individuos que dejan de estar ligados en la trama de configuraciones sociales o estilos de vida –que surge de interacciones sociales y que le dan un carácter de necesidad y no-arbitrariedad a las propias determinaciones biográficas personales (PE, 24)–; y esa desconexión particularmente se da entre los fines prolépticos de muchos individuos y los planes colectivos{8}, situaciones en las que «... comienza a darse el caso en que muchos individuos, sin perjuicio de poseer ya una biografía... no encuentran la conexión con los planes vigentes de cualquier tipo que sean, planes capaces de imprimir a sus fines propios un sentido peculiar [...de modo que el individuo queda] insolidario con esos planes o sometido a solidaridades incompatibles, y los contenidos biográficos comienzan a aparecer como superfluos, desconectados entre si, gratuitos, contingentes.» (PE, 23-24){9}, y las heterías soteriológicas aparecerían en los momentos en que la cantidad de individuos flotantes alcanza un nivel critico, mediante el proyecto de salvar como personas a esos individuos flotantes, no por medio de una restitución de objetivos prolépticos individuales (vivir para tal y cual) o de planes religiosos, políticos, ideológicos sino que «...se trata de salvar a estos individuos flotantes a partir de la forma misma de su subjetividad, lo que exige incorporarlos a una comunidad que los reconozca como personas, [que será] la hetería soteriológica» (ídem). Ese carácter soteriológico no procede de ciertos fines materiales impuestos o de significados nuevos que condicionen al individuo corpóreo (como se daría en las formas de consolación ante una perdida concreta), sino de su incorporación a una asociación que reconoce formalmente su subjetividad, y no por alguna de sus determinaciones materiales –como sería el caso en las asociaciones de mutua ayuda entre los damnificados por algún factor concreto v.g. Alcohólicos Anónimos (PE, 24)–. Así las heterías soteriológicas serán «...agencias de recuperación de la forma personal, para los individuos flotantes que la han perdido, mediante la conversión de la misma individualidad biográfica en una forma personal, de la transformación de la forma de la facticidad biográfica en la forma de un destino a través del reconocimiento de la biografía como una cadena con sentido necesario...» (ídem){10}.

En la medida que en la hetería opera la subjetividad formal de los individuos flotantes hay una «...imposibilidad práctica de que tales objetivos puedan llevarse a cabo por si mismos» (PE, 35). Ello supone que sus funciones se realizarán como «...entretejidas con otras funciones específicas... pongamos por caso, las funciones comunicativas, de conversación, de discusión... que la doctrina heteriológica tiende a presentar... como si fueran funciones que solo cobran sentido desde la teoría general de la escuela.» (ídem). Aquí Bueno ejemplifica con la noción psicoanalítica de tranferencia/contratranferencia, las que suponen la absorción –desde la teoría que expone los objetivos heteriológicos– de las funciones de comunicación e interacción propias de la hetería, frente a las cuales el psicoanalista «...se encontrará...y acudirá a tratarlo a los mismos procedimientos generales que ordinariamente emplea para enseñar a hablar... a saber, procedimientos de ajuste, de aclaración de conceptos, que tienen que ver... tanto con el análisis lógico como con el análisis psicológico profundo.» (PE, 36). Con ello, lo que el psicoanalista hace –cuando se forma o es formado– es redescribir todas las funciones de la hetería con el vocabulario que materializa los fines prolépticos de la propia hetería, sin que en esta operación intervengan para nada las propiedades semánticas y epistémicas que pueda tener el lenguaje psicoanalítico{11}.

La práctica psicoanalítica se materializa en una relación logocéntrica en el consultorio pautada con cierta duración y periodicidad que «...esta pensada desde los procesos de personalización» (PE, 36) i.e. de retracción-de-la-flotación de los individuos flotantes; y es en el curso de esta operación que el sujeto al entrar en relaciones con la hetería, comience a redescribirse a si mismo{12}, en modos que le permitan «...restaurar o crear un proyecto de vida satisfactorio para el individuo» (PE, 36) lo que –dado el carácter subjetivo-formal de la restauración que promueven las heterías– no equivaldrá a que el psicoanalista ofrezca un conjunto de contenidos, una lista de fines posibles a los que aspirar o un recetario de caminos hacia la felicidad, sino que el sujeto se redescribirá, de modo que estas redescripciones muestren el carácter necesario –necesidad no metafísica o gratuita (ídem)– de ciertos procesos de retracción-de-su-flotación, i.e. «...el cliente de la hetería... es un individuo dotado de voluntad que ...desea acudir a la consulta psicoanalítica a fin de convencerse que los más mínimos actos casuales de su vida tienen un sentido, son necesarios.» (PE, 38). Así, lo que produce la frecuentación de la consulta psicoanalítica entendida como adhesión a una hetería soteriológica (i.e. lo que la propia doctrina psicoanalítica aporta como redescripciones que señalan esas instancias de necesidad) será una retracción-de-la-flotación desde los contenidos propios de cada sujeto, sus recuerdos, sus preferencias, sus lazos afectivos y familiares, los que podrán variar en manera extrema de uno a otro, razón por la que el psicoanalista no tendrá jamás un catálogo de temas de retracción-de-la-flotación.

§ 3

Hemos intentado dar una visión lo mas apretada posible de la concepción del psicoanálisis que propone Gustavo Bueno (sin perder el rigor ni eludir cierto lenguaje personal). La Idea antropológica de hetería soteriológica se sitúa en el primer nivel de análisis de las doctrinas sobre los seres humanos: la proyección de éstas sobre el espacio antropológico, eje central del proyecto materialista que supone que el análisis de cualquier fenómeno humano debe ser hecho desde la máxima regresión posible hacia la materialidad ontológica general, y en particular hacia el primer género de materialidad.

El centro de esta caracterización de la estructura del psicoanálisis y de su éxito terapéutico es que se hace con total presciencia de la verdad, o falsedad, o plausibilidad o grado de adhesión o grado de sentido que tenga tal doctrina, tomándola como una doctrina materialmente vacía, lo que Bueno remarca cuando retrotrae la doctrina a la propia organización psicoanalítica –de la cual la doctrina sería una forma alienada de lenguaje–. Y en ese sentido es ejemplar su análisis de los honorarios que son entendidos como «...un instrumento para controlar la transferencia... [dado que] el paciente debe pagar ...para su propia terapia» y establecen un vínculo dinerario privado, al margen de las relaciones de Salud Pública que el estado pueda ofrece{13} [de modo tal que] pagar honorarios... es realizar las relaciones de reflexividad en que consiste las funciones de la hetería soteriológica [i.e. la adhesión voluntaria]» (PE, 37-38) con lo cual el pago se integraría como un vínculo terapéutico y no como el precio de mercado que tengan los servicios de tal o cual terapeuta «...la hetería puede garantizar que un cliente que está dispuesto a pagar regularmente los honorarios posee ya las condiciones precisas para ser atendido con garantía de éxito» (ídem){14}.

Sin embargo el carácter semánticamente vacua y alienada de la doctrina psicoanalítica no lo lleva a Bueno a la tópica identificación que algunos críticos del psicoanálisis establecen entre éste y una religión, identificando al mismo tiempo al psicoanalista y un confesor, y propone entender al psicoanálisis como una «...teoría general racionalista, pero no científica [llegando a exhibir] una metafísica que incluye conceptos tales como Eros y Thanatos...»{15} En tanto hetería soteriológica no es ciencia, en tanto doctrina racionalista no es ideología; sino que sitúa en el marco de los procesos de reconstrucción de biografías, o sea que podemos decir como es hetería, no adquiere racionalidad por una supuesta racionalidad de su doctrina sino por su carácter de organización material humana que se construye en torno a procesos de retracción-de-la-flotación{16}.

Una consecuencia radical del análisis que propone Bueno, es que al estar la hetería soteriológica referida a la forma de la subjetividad, y en consecuencia al ser irrelevante la verdad o falsedad de la propia dogmática psicoanalítica, también se hace irrelevante la realidad/ficción de los contenidos materiales del psiquismo del sujeto, i.e. este podrá operar con cualesquiera creencias y recuerdos y no habrá una instancia objetiva de contraste con evidencia –del modo que la hay en un proceso judicial de imputación de cierto tipo penal a un sujeto– e inclusive la restauración del pasado «real» –i.e. recuerdos reprimidos– es interna al carácter indistintamente real/ficcional e incluso la materialidad de los contenidos inconscientes será indistintamente real/ficcional: y esta eliminación de los límites entre realidad material/falsedad material, abre el juego de operar con meras ficciones, y de incluir éstas entre las redescripciones que el sujeto da de sí en el proceso de retracción-de-la-flotación.

Mas allá de las simpatías o rechazos que esta interpretación del psicoanálisis pueda generar, queda un tema en pie que Gustavo Bueno ha soslayado, aparte de algún comentario marginal: ¿qué relación puedan tener las heteras soteriológicas con la salud mental? En general Bueno ha enfatizado la conexión voluntaria entre el individuo flotante (paciente) y la organización psicoanalítica bajo la forma de concurrencia regular y reglada al consultorio, y esa adhesión voluntaria parecería reducir el rol que el encuentro psicoanalítico pueda tener para producir cambios en la dimensión individuo psíquicamente sano (salud mental)/individuo psíquicamente enfermo (patología mental) ya que para Bueno la consulta –al ser ésta el propio proceso de pertenencia a una hetería soteriológica– solo produce cambios en la dimensión individuo flotante/individuo retrayendo-su-flotación, pero no es claro que ambas se identifique (al punto que patología sería flotación) o que la segunda sean completamente de la primera.

En resumen comparto el análisis que hace Bueno y en particular me parece incitante la posibilidad que brinda la de examinar los procesos de retracción-de-la-flotación a partir de redescripciones reales o ficcionales (en suma literarias) de la subjetividad propia. Pero la extrema desconexión entre las dimensiones de salud mental y de flotación, me parece una limitación que no nos permitirá mirar en el psicoanálisis algo que se presenta que y parece hacer: ser –mas allá de una hetería soteriológica– una forma moderna de la curación por la palabra de enfermedades mentales{17} severas, que una perspectiva materialista rigurosa debería integrar, incluso en el marco de los modelos psiquiátricos mas biológicos que se propongan.

Notas

{1} Cfr. «Psicoanalistas y epicúreos. Ensayo de introducción del concepto antropológico de hetería soteriológica», El Basilisco, nº 13, 1982, págs. 12-39; en adelante PE.

{2} Una bibliografía de las obras más importantes de Gustavo Bueno Martínez así como una serie de trabajos críticos y expositivos de su pensamiento puede verse en AA.VV., La filosofía de Gustavo Bueno, Editorial Complutense, Madrid 1992, esp. pags. 229-232.

{3} Entre los nombres que pueden incluirse en alguna medida o época en la escuela de Oviedo están Julián Velarde Lombraña, Alberto Hidalgo Tuñon, David Alvarogonzáles, Vidal Peña, Alfonso Tresguerres, Manuel Fernández Lorenzo, Elena Ronzón Fernández, Pilar Palop Jonqueres, entre otros, agrupados en torno a la revista El Basilisco.

{4} La teoría del cierre categorial está desarrollada en una serie de obras, la mas importante de ellas es Teoría del cierre categorial, Pentalfa Ediciones, Oviedo, 5 vols, lo que hace extremadamente difícil una presentación somera de toda su riqueza; una presentación básica de la teoría puede verse en Alberto Hidalgo Tuñon, «Estirpe y sistema de la teoría del cierre categorial», en AA. VV., La filosofía de Gustavo Bueno, op. cit., págs. 71-104.

{5} Symploké se emplea para mentar una composición, o ensortijamiento de diversos elementos, que al mimo tiempo que exhiben un orden –y por ende que forman sistema– están en una tensión de oposición y co-necesitación como el escudo y la espada que lo tiene que mellar y al mismo tiempo le da la razón de existir –y por ende forma dialéctica–. Cfr. Gustavo Bueno, Alberto Hidalgo y Carlos Iglesias, Symploké, Ediciones Jucar, Madrid 1991, para una exposición de una symploké básica de Ideas filosóficas.

{6} Allí cita las conferencias Clark de S. Freud, donde este ejemplifica la estructura del aparato psíquico con la organización del público en la sala, y de esa con el entorno.

{7} Bueno es consciente que la categoría de hetería soteriológica no debe ser construida ad hoc para caracterizar una sola formación histórica concreta, sino como una determinación general del espacio antropológico (PE, 20), por ello luego de caracterizar dicha noción, dedica un largo excurso a su aplicación a diversas formaciones históricas (PE, 26-35) , entre las que aparece con especial interés el jardín epicúreo.

{8} Bueno establece una distinción central entre fines –objetivos respecto del sujeto proléptico y su intencionalidad– y planes –objetivos respecto de terceros involucrados– (PE, 21). Los primeros serán individuales, mientras que los segundo serán necesariamente colectivos.

{9} A diferencia de las críticas de la sociedad capitalista industrial que provenían de variaciones de la teoría crítica de Francfort, fundadas en una sociologización de la noción marxiana de alienación, o de las tesis de la muchedumbre solitaria en medio de bastas redes de comunicación, la categoría antropológica de individuo flotante se produce en sociedades muy diversas, sean o no capitalistas i.e.. «...es un resultado de sociedades determinadas por modos de producción muy diversos» (PE, 24). Esto se sigue de la caracterización funcional que se hace de los individuos flotantes, como descentrados de los planes sin precisar una determinada clase de planes. También Symploké, op. cit., 119-120.

{10} La misma idea de individuo flotante conlleva la de «...formas que intenten reinstalar su sentido de personalidad...», cf. Symploké, 119.

{11} Dicho de otro modo, la noción de transferencia sería un término sincategoremático, una función indexical que reemplaza a otro vocabulario restando su significado y sin agregar contenido.

{12} La relación que se establece en el consultorio y que hace que el paciente adhiera a la hetería y se redescriba en un proceso de personalización puede tener efectos terapéuticos externos no intencionales y tal vez no conscientes de su presencia; aquí Bueno pone el ejemplo de un traumatólogo que trata una fractura de tibia y en el procedimiento de cauterización de la herida, puede curar una infección dérmica, sin que sea ni su propósito, ni que el paciente la haya puesto en cuestión (por lo que la curación emergente no será un efecto placebo, c.f. PE, 36.

{13} Bueno sostiene que este carácter constitutivo de contrato privado de la hetería explica el fracaso en introducir las formas estándares de tratamiento psicoanalítico en el ámbito de la Salud Pública (PE, 38).

{14} En este punto Bueno avanza en un reduccionismo extremo y análoga la identificación entre exigencia de honorarios y proceso terapéutico con un club de alpinismo que instala su sede a 2000 m de altura sin camino para llegar y garantiza el éxito, lo que es obvio pues los alumnos que lleguen a él ya sabrán escalar. (PE, 38)

{15} C.f. Symploké, pág. 117.

{16} Uno de los tópicos de los críticos positivistas al psicoanálisis, de los cuales sobresale nuestro Mario Bunge, es la identificación del psicoanálisis con la astrología, bajo el supuesto que está claro que la astrología es una pseudociencia. Bueno también identifica en cierta medida el psicoanálisis con la astrología, i.e. «[Tal como] gracias al horóscopo, los actos mas nimios e insignificantes del individuo subjetivo toman una nueva proyección... rebosan un sentido al estar inscriptos en las estrellas... el psicoanalista sería una especie de horóscopo parlante que trata de dar un sentido a partir de datos de la misma infancia...» (c.f. Symploké, págs. 119-120) pero no lo hace en forma descalificadora, sino que la astrología fue –tal vez siga siendo– una hetería soteriológica con las mismas funciones respecto de individuos flotantes.

{17} La estirpe de la curación por la palabra nos lleva a la Antigüedad clásica, c.f. Pedro Laín Entralgo, La curación por la palabra en la Antigüedad clásica, Anthropos, Editorial del Hombre, Barcelona 1987.


_________________
"Lo paratético da rodeos sobre lo apotético (“ir más allá”). Mi aparato fonador habla de lo apotético"...


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Sab May 26, 2012 3:09 pm 
Desconectado
Descubridor de los Procesos Invisibles
Avatar de Usuario

Mensajes: 1387
Cursando: Materia general
Universidad: Ninguna
Citar:
Dicho de otro modo, la noción de transferencia sería un término sincategoremático, una función indexical que reemplaza a otro vocabulario restando su significado y sin agregar contenido.

Citar:
El centro de esta caracterización de la estructura del psicoanálisis y de su éxito terapéutico es que se hace con total presciencia de la verdad, o falsedad, o plausibilidad o grado de adhesión o grado de sentido que tenga tal doctrina, tomándola como una doctrina materialmente vacía, lo que Bueno remarca cuando retrotrae la doctrina a la propia organización psicoanalítica –de la cual la doctrina sería una forma alienada de lenguaje–.

Citar:
Una consecuencia radical del análisis que propone Bueno, es que al estar la hetería soteriológica referida a la forma de la subjetividad, y en consecuencia al ser irrelevante la verdad o falsedad de la propia dogmática psicoanalítica, también se hace irrelevante la realidad/ficción de los contenidos materiales del psiquismo del sujeto, i.e. este podrá operar con cualesquiera creencias y recuerdos y no habrá una instancia objetiva de contraste con evidencia –del modo que la hay en un proceso judicial de imputación de cierto tipo penal a un sujeto– e inclusive la restauración del pasado «real» –i.e. recuerdos reprimidos– es interna al carácter indistintamente real/ficcional e incluso la materialidad de los contenidos inconscientes será indistintamente real/ficcional: y esta eliminación de los límites entre realidad material/falsedad material, abre el juego de operar con meras ficciones, y de incluir éstas entre las redescripciones que el sujeto da de sí en el proceso de retracción-de-la-flotación.



¿Qué pensáis sobre esta última cita, sobre lo que pinto en rojo concretamente?
Qué tiene que decir ahí la tópica RSI lacaniana y su tratamiento integrador de la lingüística de Saussure? ¿Qué grado ontológico le da el psa lacaniano al lenguaje, y sobre todo a la ética y a lo icc?



P.D.: Una frase auténticamente ininteligible para terminar:
pero no es claro que ambas se identifique (al punto que patología sería flotación) o que la segunda sean completamente de la primera.

_________________
"Lo paratético da rodeos sobre lo apotético (“ir más allá”). Mi aparato fonador habla de lo apotético"...


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Vie Sep 14, 2012 10:41 pm 
Desconectado
Escritor de Best Seller
Avatar de Usuario

Mensajes: 752
Universidad: UBA
Que manera de leer muchachos que no saben ni lo que dicen. Me resulto interesante la introducción escatológica.

_________________
De la condición de sujeto uno es siempre responsable.


La verdad tiene estructura de Ficción.


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 8 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC - 3 horas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

cron
Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë