Bienvenido a Psi-Foros

:awe: Cruzada solidaria: postea tu recomendacion de profesor / catedra / practica, y te regalamos un abrazo psicoanalitico :awe:

Encuesta: ¿Por que no posteas en el foro?

Encontranos tambien en
ImagenImagen
Imagen

Recorda que para habilitar el buscador del foro debes ingresar con tu usuario.

Fecha actual Dom Abr 22, 2018 5:54 am

Todos los horarios son UTC - 3 horas








Nuevo tema Responder al tema  [ 6 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Sab Nov 20, 2010 6:20 pm 
Desconectado
Alumno de Freud
Avatar de Usuario

Mensajes: 133
Cursando: 5to año
Universidad: UNR
Psicoanálisis:

¿Readaptación y domesticación del individuo; o liberación del sujeto?


1

Para abordar una posible respuesta a esta pregunta, comezaré trabajando más precisamente cuestiones pertinentes a lo que se refiere <<La libertad>> en psicoanálisis. Para ello, partiré de una idea que Freud expone en <<El Malestar en la cultura>>:
“[…] la libertad individual no es un patrimonio de la cultura. Fue máxima antes de toda cultura, pero por obra del desarrollo cultural experimentó ciertas limitaciones. Así, la humanidad gira en torno a una tarea: hallar un equilibrio acorde a fines, es decir, dispensador de felicidad, entre las demandas individuales y las exigencias culturales de la masa.”
Si bien Freud esquematiza de esta manera el asunto, es Lacan quién, en el seminario sobre los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, lo desarrolla; y lo hace con nuevos recursos, con los que no contaba Freud en su tiempo.
Lacan partirá, en primer lugar, concibiendo al sujeto a partir del campo del Otro, rechazando la idea de un autoengendramiento del mismo; esbozo que se puede leer ya en Freud, en el <<Proyecto de psicología para neurólogos>> de 1895, cuando expone la “Primer vivencia de satisfacción”. Lacan nos dirá que el sujeto está dividido por efecto del lenguaje, por los efectos de la palabra, realizándose en el campo del Otro, y sólo será sujeto por la sujeción al campo del Otro, valga la redundancia, debido a que el sujeto depende del significante y el significante está primero en el campo del Otro. De este modo, opone, de entrada, dos campos: el del sujeto y el del Otro; siendo el Otro el lugar donde se sitúa la cadena del significante que rige todo lo que, del sujeto, podrá hacerse presente. A partir de aquí, distinguirá dos operaciones decisivas en cuanto a lo que tiene que ver con el advenimiento del sujeto, siendo estas: la <<Alienación>> y la <<Separación>>; operaciones que se llevan a cabo en la relación entre el sujeto y el Otro, relación que, pese a ser circular, es asimétrica ; siendo, además, el punto donde hallaremos la cuestión concerniente a la <<Libertad>>.
Para explicar estas operaciones, Lacan usará lo que denomina punzón, que es el siguiente: ◊. De esta notación saca partido para dar cuenta de varias nociones psicoanalíticas, entre ellas la figura del fantasma, escrito como ($ ◊ a). Por otra parte, el punzón será también utilizado para escribir la pulsión, de esta manera: ($ ◊ D).
Lo que se hace es vectorizar este punzón, luego de escindirlo por el eje horizontal. Este procedimiento ofrece el soporte para pensar las dos operaciones de causación del sujeto que mencionamos, ubicando a la derecha al sujeto y, correlativamente con éste, al Otro, en tanto lugar de los significantes.
Puede pensarse, de este modo, en una operación de ida y vuelta en sentido inverso al de las agujas del reloj. La acción del Otro es la que hace que aparezca el sujeto, y es a ésta acción sobre el viviente la que denominamos <<Alienación>>.
Veamos esta primera operación. Lacan nos dice que sólo por la relación con el Otro es que puede surgir un sujeto. Si aparece como sujeto, lo que efectivamente sucede en un movimiento de la operación es merced a que, en el campo del Otro, se reconoce como sentido, siendo lo primero que le sucede al sujeto en su embate por parte de la lluvia de significantes que si bien permiten su surgimiento, lo petrifican. El sujeto nace a la cultura por medio de la acción del significante, apareciendo al precio de una desaparición. Es en este orden como puede considerárselo como petrificado o hasta imbecilizado: colocado en una condición cuasi-hipnótica, caracterizando esta dimensión como la impersonalidad de lo colectivizante. Es este el precio que tiene que pagar para formar parte del rebaño. De este modo, en esta construcción el sujeto se petrifica, queda como anonadado, denominando esta función como <<Afánisis>>.
Lacan rescata esta palabra de Ernest Jones, distanciándose del significado asignado por éste. La afánisis será pensada como la desaparición de la condición del sujeto, en virtud y en función de aquello que lo constituye como tal. Esta afánisis, movimiento letal, puede ser denominada como fading, que es precisamente la condición de eclipse, de caída; desvaneciéndose la posibilidad de erigirse en tanto sujeto.
Frente a esta operación de eclipsamiento del sujeto capturado por el significante, queda la operación restante: la <<Separación>>; producida en el recorrido de vuelta.
¿Qué es lo que el sujeto obtendrá del Otro luego de la alienación? Obtendrá, precisamente, la posibilidad de ser sujeto. Si obtiene el ser, lo será en tanto sujeto barrado. Para aclarar este punto, dibuja dos círculos superpuestos, dejando la figura del punzón en el espacio de intersección entre ambos círculos, en la lúnula que se forma; invirtiendo, a la vez, los lugares del sujeto y el Otro.
De este modo, las cosas quedan así: El Otro opera como productor de sentidos, que, como tales, son incompletos, inconclusos. En la intersección de ambas circunferencias, se forma la lúnula en el lugar de intervalo entre los dos campos donde es posible evocar la figura algorítmica del punzón, y donde se inscribe lo que será denominado <<sin-sentido>>.
Cuando de algún modo el sentido se realiza en un sujeto en virtud de la acción del Otro, deja caído en el camino una región de sin-sentido. Esa región es, justamente, la de lo inconciente; siendo, de este modo, lo inconciente, un resto de la operación de la constitución del sujeto en el campo del Otro.
Lacan nos dice al respecto: “Si escogemos el ser, el sujeto desaparece, se nos escapa, cae en el sin-sentido; si escogemos el sentido, éste sólo subsiste cercenado de esa porción de sin-sentido que, hablando estrictamente, constituye, en la realización del sujeto, el inconciente.” De estas operaciones de causación del sujeto resulta la manera de concebir la interpretación psicoanalítica, siendo el objetivo de ésta, no el sentido, sino la reducción de los significantes a su sin-sentido para así encontrar los determinantes de toda conducta del sujeto, pero veremos esto más adelante.
Volviendo a la <<Alienación>>, esta es la acción del campo del Otro en la constitución del sujeto en su primer movimiento, pero es en la operación de la separación donde aparece llamativamente la función de <<La libertad>>, libertad fantasmática que denota el intento de desembarazarse del efecto afanísico propio de la alienación; alienación que posee la cualidad de capturar al sujeto, de subordinarlo; hacerlo ser, pero al precio de la falta en ser. La función de Liberación de dicha captura, de la libertad, se juega en la separación.
En relación a esto, Lacan, en un juego y asociación de palabras, se refiere a la separación como “engendramiento”; sin confundir este movimiento con algo parecido al “autoengendramiento”, sostiene que a pesar de la determinación radical por el campo del Otro, es posible un <<engendrarse>> a partir de la separación. Es decir, si la alienación provoca la nombrada afánisis, caracterizada por el fading, disolución, vacilación o desvanecimiento del sujeto; en la separación localizamos un engendrarse. Este engendrarse, como parición del sujeto, es una función de libertad. Libertad que no tiene nada que ver con la libertad absoluta, omnímoda; sino que la función de la libertad es limitada, restringida, trabajando desde la falta.
En este punto nos detendremos, porque es aquí donde está lo que nos interesa. Se trata de una libertad particular de la que estamos hablando, libertad que posee consecuencias muy importantes en la configuración de la práctica analítica.

2

Esta conceptualización de la <<Libertad>> enmarcada desde las operaciones de alienación y separación, permite pensar las cosas de un modo particular, sobre todo en cuanto a la práctica del analista. Que el psicoanálisis se constituya como una práctica de domesticación o como una práctica de liberación está íntimamente relacionado con este punto. Si bien hacemos explícita nuestra conceptualización de la psicología como una práctica readaptadora y domesticadora de individuos, fundada sobre principios éticos y políticos muy distintos a los del psicoanálisis; esto no implica, como ya lo denunciaba Lacan, que no exista un psicoanálisis domesticador; más o menos intencionado, pero sobre todo a causa del desconocimiento y la ignorancia de los puntos vinculados al tema de la <<Libertad>>.
Si en la operación de <<Separación>> es donde se pone juego la función de la <<Libertad>>, la interpretación tiene que funcionar como el lugar donde el analista pone en acto la operación de separación. Esto tiene una implicancia particular en cuanto a la ética del analista, es decir, para ser más precisos: soportar la alienación e ir hacia la separación. Así, podemos agregar, y decir, que la separación trabaja con los datos provistos por el muro del lenguaje, para hacer un boquete, romper algo en esa pared que se levanta ante el sujeto y produce el efecto afanísico. De este modo, todo acto creador ligado a la metáfora, y por ende, a la separación, debe poseer, como condición necesaria, la capacidad de subversión, de ataque a la cadena significante, luego, lógicamente, de haberse alienado en, y por, ella. Cabe aclarar, igualmente, quizás a modo de aviso, que la <<Separación>> no se realiza de una vez y para siempre, por cuanto estructuralmente estamos tomados en, y por, esta dialéctica de alienación-separación; sino que es reiterada de modo frecuente en la intervención analítica.
Es este sentido, Lacan nos dirá que la interpretación es una significación que busca aislar un significante irreductible, sin sentido, advirtiéndonos inmediatamente que eso no implica que la interpretación misma sea un sin-sentido. Pero, ¿Qué quiere decir con esto? Nos quiere decir que la interpretación es una significación que no es una significación cualquiera, es decir, que no está abierta a todos los sentidos. No siendo, de todos modos, esta significación, lo esencial para el advenimiento del sujeto, sino que lo esencial es que el sujeto vea, más allá de esta significación, a qué significante – sin-sentido, traumático, irreductible– está sujeto como sujeto. En efecto, ese significante que mata todos los sentidos funda, en el sentido y el sin-sentido radical del sujeto, la función de la <<Libertad>>; y, de esta manera, constituye al sujeto en su libertad respecto a todos los sentidos, no queriendo decir con esto que no esté allí determinado por las significaciones dialectizadas en la relación con el deseo del Otro, que dan a la relación del sujeto con el inconciente, justamente, un valor determinado.
En relación a esto último, Lacan, en <<La dirección de la cura y los principios de su poder>>, escribe que el analista es el hombre a quien se habla, y al cual se le puede hablar libremente; e inmediatamente nos dice que nada es menos libre que lo que el paciente dice en la sesión de análisis. Sostiene que el hombre invitado a hablar en análisis no muestra en lo que dice una gran libertad, y no es que esté encadenado por el rigor de sus asociaciones, sino que no hay nada más temible que decir algo que podría llegar a ser verdad, y que podría serlo del todo sin poder volver a entrar en la duda.

3

Podemos decir, para empezar a concluir, que las psicologías, y algún pretendido psicoanálisis, se constituyen en prácticas domesticadoras al desconocer al sujeto como efecto del significante, lo que implica desconocer la ruptura ontológica del hombre con su naturaleza animal producida por efecto del lenguaje; desanimalizado y desnaturalizado, así, por su engendramiento por el significante, a través del cual desarrolla sus redes, sus encadenamientos y su historia. Omitir esta relación del sujeto con el Otro, donde se lo capta cuando nace, y toda relación establecida en cuanto al significante, lleva a ignorar lo concerniente a la libertad; libertad que no es absoluta ni mucho menos, libertad que resulta, como la definimos, limitada y restringida, pero, en un punto, habilitadora y habilitada por el análisis. Por lo tanto, la ausencia de este reconocimiento del hombre como ser del lenguaje en las teorizaciones psicológicas y en el psicoanálisis psicologizado, reduce su acción a la dimensión imaginaria, lo que no quiere decir que no tengan efectos algunas de sus intervenciones, que seguramente las tienen; pero al obviar la dimensión simbólica, se deja de lado, justamente, el orden que introduce toda realidad de aquello que está en juego para el sujeto, animalizándolo, reduciendo todo a un plano biológico de condicionamientos y reacondicionamientos, en fin, y valga la redundancia, de readaptación y domesticación de individuos.
El psicoanálisis, por otro lado, como práctica de liberación del sujeto, reconoce y fundamenta su ejercicio teniendo como base la determinación del sujeto por el significante en el campo del Otro, interviniendo en dirección a la <<Separación>>, donde reconocemos la función de la libertad, estando el sujeto alienado en, y por, la cadena significante; y en, y por, la acción del Otro. Así, la interpretación del analista buscará aislar un significante irreductible y sin sentido, fundando la función de la libertad, y de esta manera, constituyendo al sujeto en su libertad respecto a los sentidos que se pudieran poner en juego, sin negar su determinación por las significaciones provenientes del campo del Otro, y en relación al Otro.

4

Para terminar nuestro desarrollo, nos es menester preguntarnos por algo que, sin dudas, se nos objetará; y es aquel punto concerniente, justamente, a la “Psicología de la liberación”. Esta psicología que se proclama “de liberación”, es un desarrollo teórico con una fuerte base marxista, desarrollada por un movimiento de psicólogos en América Latina, que reconoce la lucha de clases y conceptualiza a la sociedad capitalista en su conjunto como sostenida sobre relaciones sociales de explotación y opresión, entre los dueños de los medios de producción y los no-dueños; viéndose, estos últimos, obligados a vender su fuerza de trabajo en el mercado para poder sobrevivir. Formula, de esta manera, conceptos claves que incluyen concientización, realismo crítico, desideologización, marco social, opción preferencial por las mayorías oprimidas y eclecticismo metodológico; aplicando sus intervenciones en tres áreas bien determinadas. En primer lugar, como psicología comunitaria, practicada en algunos lugares de América Latina, reflejando su énfasis por la transformación social y el uso de métodos participativos. En segundo lugar, en el trabajo psicosocial con víctimas de la represión estatal, enfocado a nivel de la sociedad. Y en tercer lugar, realizando análisis político-psico-sociales de la realidad de los países latinoamericanos.
Concretamente, desde su fundamento mismo, lo que diferencia a la “Psicología de la liberación” del “Psicoanálisis como liberador del sujeto” no es otra cosa que lo que diferencia a la psicología del psicoanálisis: el reconocimiento de la existencia del inconciente; y todo lo que esto implica a la hora de la configuración de la práctica y de la conceptualización del sujeto con el que se trabaja. Tener en cuenta esto, desde el principio, los define, inconfundiblemente, como prácticas distintas. Y para dar un provisorio cierre a nuestras intelecciones, cito unas líneas del escrito <<Del Trieb de Freud y del deseo del psicoanalista>> de Lacan, que abren nuevas líneas para continuar y enriquecer este escrito en un futuro trabajo:
“La pulsión, tal como es construida por Freud, a partir de la experiencia del inconciente, prohíbe al pensamiento psicologizante ese recurso al instinto en el que enmascara su ignorancia por la suposición de una moral en la naturaleza”



García Valls, F.

_________________
Mi Blog: http://elnuevomundodefer.blogspot.com
"Ser psicoanalista es, sencillamente, abrir los ojos ante la evidencia de que nada es más disparatado que la realidad humana." - Jacques Lacan - Seminario 3: Las psicosis, 1955-1956.


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Dom Nov 21, 2010 3:35 pm 
Desconectado
Soy uno con el Universo
Avatar de Usuario

Mensajes: 6262
Cursando: Licenciado!!!
Universidad: bUBAloo
Interesante escrito, muchacho. Desde tu punto de vista, ¿podria ser posible una conjunción o incluso una compatibilidad entre esa interpretacion analítica y la psicología de la liberación?¿Que tipo de relaciones se podrian establecer?

_________________
"Si la gente apostara a la razón, los filósofos seríamos millonarios"(Antonin!!)
"Ningun usuario preso por postear!!"


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Dom Nov 21, 2010 8:14 pm 
Desconectado
Soy uno con el Universo

Mensajes: 6269
Universidad: UBA
la psico de la liberacion esta enmarcada en la lucha de clases. Creo que la diferencia con el psicoanalisis es que no se puede definir a priori el tipo o la naturaleza alienante. Se puede si concebir a la alienacion como aquello que hace que la satisfaccion pulsional se haga a travez del sintoma o del padecer. Creo que la diferencia es esa, o al menos es lo que entendi


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Lun Nov 22, 2010 8:46 pm 
Desconectado
Alumno de Freud
Avatar de Usuario

Mensajes: 133
Cursando: 5to año
Universidad: UNR
Gracias, Dave. Que bueno que gustó el escrito. En realidad fue un trabajo de todo el año, y lo que publiqué fue apenas una pequeña partecita, como para generar debate a partir del tema. Todo surge a partir de un debate con un compañero trotskista que, tal vez a modo anecdotario, tal vez provocativamente, trae un pequeño librito donde nos cuenta que la rusia stalinista prohibió el psiconoanálisis por tratarse de una práctica de domesticación burguesa. Más allá de que con el trotskysmo tengo mis diferencias, y muchas; tomé este tema como eje mediante el cual articulé la mayoría de los trabajos de la facu, y a la vez, desarrollé un escrito. Por supuesto que falta muchísimo, y está abierta la posibilidad de hacerle reformulaciones y continuaciones.
Con respecto al punto de la psicología de la liberación, y yendo concretamente a tu pregunta, sostengo que es menester crear las bases para la edificación de un psicoanálisis de la liberación, ya que desde su fundamento mismo, el psicoanálisis y la psicología son dos cosas radicalmente distintas, más allá de las buenas intenciones que puedan existir en el fondo.
Hay una parte del escrito donde trabajo la cuestión de la necesidad, parte que no publiqué porque se iba a hacer muy largo. Creo que en ese punto, en lo referente a la necesidad para el psicoanalisis, para la psicología y para el marxismo, se abre un debate super interesante. Por un lado, para el psicoanálisis la necesidad está perdida en el ser humano a partir de su engendramiento por el significante; para la psicología, que en el fondo sustenta un individuo completo sostenido desde el modelo del arco reflejo, la necesidad es uno de los tiempos entre estímulos y respuestas en sucesión; y para el marxismo, la necesidad es, antes que todo, lo que aparece como la fueza productiva, lo que hace que el hombre se dirija a la naturaleza, y mediante su trabajo, intente transformarlo para satisfacer esa necesidad, valga la redundancia.
Creo, incluso, que el psicoanálisis podría enmarcarse dentro del juego de fuerzas de la lucha de clases como ... de liberación, si bien ya existe lo que se denomina "psicoanálisis comunitario", que algo de los fundamentos de la psicología de la liberación toma.
Sin embargo, y más allá de todo esto, de lo que dije, de lo que digo y de lo que pueda llegar a decir, lo que hace del psicoanálisis una práctica para la liberación o una práctica domesticadora es, primero, la posición política del psicoanalista, algo que muchas veces fue tabú al no haberse entendido bien de que se trataba la neutralidad del analista. Un posicionamiento político, que sea explícito o implícito, que siempre está, es lo que va a hacer de ese psicoanálisis, una práctica solidaria con un sistema basado en la explotación del hombre por el hombre, o una práctica cuestionadora y rebelde, de liberación y emancipación del sujeto y su opresión.

Saludos.

_________________
Mi Blog: http://elnuevomundodefer.blogspot.com
"Ser psicoanalista es, sencillamente, abrir los ojos ante la evidencia de que nada es más disparatado que la realidad humana." - Jacques Lacan - Seminario 3: Las psicosis, 1955-1956.


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Lun Nov 22, 2010 9:21 pm 
Desconectado
Soy uno con el Universo
Avatar de Usuario

Mensajes: 6262
Cursando: Licenciado!!!
Universidad: bUBAloo
Me gustaria observar la totalidad de tu escrito. ¿Podrias facilitarmelo? Si, concuerdo con lo que decis. De hecho, te hice esa pregunta porque supuse que tenias un interes en articular a sendas disciplinas o practicas, mas alla, o mas bien, para partir de sus diferencias y formar dicho psicoanalisis de la liberacion.

Podriamos identificar dos, digamosle, obstáculos a tener en cuenta y a pensar para dicho objetivo unificador. Tendriamos, por un lado, a esa tension que retratas entre la psicologia y el psicoanalisis, en su definicion del sujeto, por ejemplo, en lo que sus determinaciones respecta. Y por el otro, a la tension entre la clínica y la epidemiología. Tengamos en cuenta que la psicologia de la liberacion se enmarca dentro de la psicologia preventiva, lo que genera toda una serie de problemas nuevos que han sido llamados para diferenciarse del campo clinico.

_________________
"Si la gente apostara a la razón, los filósofos seríamos millonarios"(Antonin!!)
"Ningun usuario preso por postear!!"


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
NotaPublicado: Lun Nov 22, 2010 10:52 pm 
Desconectado
Descubridor de los Procesos Invisibles
Avatar de Usuario

Mensajes: 1269
Universidad: uba
buen escrito, muy interesante

_________________
"leíste tal texto? te recomiendo que lo hagas porque ahí se explica..."



La palabra es el camino y la piedra.
Qué dice atrás mi corazón?


Arriba
 Perfil Enviar mensaje privado  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 6 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC - 3 horas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë